Soy una mujer independiente, así que no quiero a un hombre que me pague las cuentas, ni que gaste mucho en sacarme “a pasear”. Prefiero a alguien arriesgado, que me saque de la rutina o que a veces me obsequie una simple rosa con una tarjeta que diga “te amo”.

A veces una sencilla sorpresa vale más que mil regalos. Valoro más a un hombre que me pregunte “¿qué tal estuvo tu día?” o que cuando me vea triste me abrace y me consuele. Un hombre que se interese en mí, y no uno que gaste en mí.

1

Busco a un hombre con el cual pueda ser honesta, que sea capaz de comprenderme y no de juzgarme, alguien con quien pueda contar en los momentos difíciles y que me obsequie su brazo protector. No busco a un hombre perfecto, sino a uno con el que pueda aprender de mis errores y crecer con él como persona.

Busco a alguien que me diga lo linda que me veo, que esboce una sonrisa cada vez que le llamo, que tome mi mano y me dé su calor, que me rodeé con sus brazos cálidos y que se acerque para darme un beso sin que yo se lo pida. Alguien que me cuide, que me proteja, que sienta un poco de celos y que tema perderme. Alguien que, cuando los chicos se me queden viendo, me abrace orgulloso por tener una novia hermosa.  

2

Prefiero a un hombre que escriba “eres la mujer de mi vida” en una servilleta y me la de, a uno que me lleve al restaurant más caro sólo para presumir. No quiero a alguien que gaste millones para agradarme, sino alguien que entienda que me basta con tener a un hombre que sea feliz a mi lado y que esté muy enamorado de mí.



     Compartir         Compartir