Él ya no esta en mi vida, se fue y hace poco tiempo que me di cuenta que en realidad ya no estaba, debo decir que hace poco que lo acepté. Pensé que si lo volvía a ver y lograba mirarlo directo a los ojos, podría hacer que quisiera volver. Pero mis ilusiones siempre son grandes, imagino cosas que muchas veces no se podrán hacer realidad.

Muchas veces son las que me hice creer que al verlo de nuevo las cosas serían mejor, que si él no volvía entonces podría volver a ser normal mi vida, como ya lo dije; suelo creer cosas muy fantasiosas. Realmente pensé qué igual que un acto de magia, mirarlo otra vez me haría sanar.

Esa noche que te vi, me sentí a morir, el tiempo me dejo claro que las cosas no serían como actos mágicos y así fue como lo fui superando. Lo volví a ver, entonces hoy me encuentro preguntándome una y otra vez porque el tiempo es bueno para hacer morir los sentimientos que deben hacerlo y como la coincidencia es mala porque llega y los revive de nuevo.

No puedo soportar el lamento que mi corazón me deja escuchar, pues al verlo recordé todas las cosas que pasamos juntos, todos los momentos en los que prometimos muchas cosas, esos en los que nos tomábamos de la mano y entrelazábamos los dedos… Hoy mis manos están vacías.

Su mirada era de sorpresa ninguno de los dos sabíamos si escondernos o acercarnos, me doy cuenta que nunca nos mentalizamos para este día, nunca me puse a pensar que palabras le diría.

vi-edeo-mirarse-a-los-ojos

Hoy que vuelvo a verte, recordé que prometimos jamás olvidarnos y que de volver a vernos aceptaríamos que algún día fuimos algo, no seríamos un par de extraños y tendrá que disculparme porque fallaré, no puedo volver a hablarle cuando acabo de olvidarle.



     Compartir         Compartir