Mis votos.

No prometo ser la mujer perfecta, desde este momento te lo advierto…

Tal vez sonarán raros mis votos, pero prometo ser la mujer que se equivoque y reconozca cuando falle, prometo verme desalineada y al mismo tiempo atractiva para ti, prometo cocinar de vez en cuando las recetas de tu mami, aunque no tengan el mismo sazón, pero lo haré con amor; prometo dar mi mejor esfuerzo a la hora de planchar tu ropa, prometo decir NO de vez en cuando y decir para sacarte una sonrisa, prometo confiar en ti en cada paso y decisión que tomemos juntos, prometo no ser la mujer perfecta, pero sí mostrar mi imperfección cada día para que te enamores de mí tal como soy.

Prometo seguirte besando con el mismo deseo de aquel primer beso; sí,  prometo desearte y hacer que nuestro amor y pasión no termine rápido, sino lograr que se prolongue hasta el final de nuestros días, prometo decirte chistes tontos que logren recordarte que soy una niña indefensa por dentro en el cuerpo de una mujer deseando ser amada y amar, te garantizo seguir siendo la novia que no deja de mirarte para seguir enamorándose, de llamarte en la noches aunque estés a mi lado y de decir TE AMO con hechos acompañado de palabras.

Te prometo no ser  perfecta y ¿sabes porque te digo esto?… Porque no quiero que esperes una mujer INTACHABLE, es mejor que  esperes una mujer de carne y hueso; llena de virtudes combinada de defectos para ser la mujer real, la que llora, se enoja, ama, y se apasiona, la que discute y consuela al mismo tiempo, porque esa mujer es la que te va amar así tal cual eres y de la mejor manera que sabe amar con todo y con cada pedacito de su ser.

Prometo amarte hasta que Dios me preste la vida y no sé si aun después de la vida pueda hacerlo… Pero si es así, no dudes que lo haré.

Prometo ser la madre de nuestros hijos, pero nunca dejar de ser tu amiga compañera y amante; prometo que cada día que pase estaré ahí para ti, no digo que incondicionalmente porque como ser humano fallaré, pero sí constantemente te haré saber con mis hechos, que estoy aquí contigo a tu lado y para ti.

Prometo que en todos los momentos, buenos, malos, no te soltaré de la mano, así vengan tormentas no dudaré de aprender a caminar junto a ti debajo de ella; que si caes te ayudaré a levantarte, pero si caigo no me haré la fuerte, te confesaré mis debilidades y te haré fuerte con mis fortalezas; seré para ti como sé que tú lo serás para mí y no importa cuánto tiempo estemos en esta vida, pues el tiempo que sea ya no somos tú y yo, recuerda que ahora somos: NOSOTROS.

Ya no más tuyo o mío, es NUESTRO, porque la vida me es mas fácil prometer vivirla a tu lado que lejos de ti.

Jackie Ra.So



     Compartir         Compartir