La promesa es algo que solo los valientes y las personas que están dispuestas a entregar todo y hacer todo por esa persona amada son los que tienen el derecho de poder hacerlas. Casi nadie es capaz de prometer cumplir las promesas que se hace n a una persona verdaderamente importante. El prometer no cualquiera sabe hacerlo correctamente y muchos de ellos aún no saben como prometer para cumplir porque hay algunos de ellos que solo prometen porque quieren recibir algo a cambio o porque quieren encontrar algo en su camino que solos no pueden obtener. El prometer va más allá de unas simples palabras, va más allá de un simple pacto, va más allá de un prometer.

No prometas cosas que sabes que no podrás cumplir y menos prometas cosas a esas personas que te importan, a esas personas que no estas dispuesto a perder porque sabes que están en tu corazón y que nunca quieres lastimar, que nunca quieres alejarlas y mucho menos tener en tu conciencia que por tu culpa ya no estará en tu vida. No prometas cosas que sabes que son difíciles de cumplir para ti porque al final de cuentas solo perderás amistades y relaciones que pudiste salvar.

Las prometas son palabras que forman un pacto en una hoja en blanco y que al final se deja una huella sellando la promesa. Las promesas son cosas que debe cumplirse y con mayor razón si se la has hecho a una persona que de verdad te ama, a una persona que de verdad amas y que sabes que harías cualquier cosa por ella. Las promesas se hacen cuando eres capaz de realizar las cosas con tu propia voluntad y sin tener que hacer las cosas de mala gana o hacerlas porque sabes que ya las prometiste y no puedes hacer nada para remediarlo.

Prometer no es malo, ni tampoco de es difícil porque lo difícil es cumplir lo que has prometido. Deja ya de hablar cosas que sabes que se llevará el viento y toma responsabilidad de cada una de las palabras que sale de tu boca. Deja de hablar sin pensar y razona muy bien antes de hablar, razona tus palabras y piensa muy bien cada una de ellas porque las palabras pueden llegar a ser más hirientes que una espada, porque ellas pueden cortar relaciones y corazones. Promete; promete todo o que quieras pero siempre estando consiente que debes cumplir y no debes ser un cobarde que solo habla por hablar, que digas las cosas sabiendo que nunca pasarán y menos cuando el beneficiado serás tú. No te rebajes a prometer y no cumplir porque debes recordar que el prometer es algo que sabes que pasará, algo que sabes que harás hasta lo imposible por cumplirlo y por aferrarte a esa promesa para nunca olvidarla.

Las promesas son realidades encapsuladas en el tiempo, que esperan hasta el momento en el que puedan ser realizadas, pero ahí se mantienen tratando de quedar existentes dentro de un futuro.

 



     Compartir         Compartir