A veces me duele pensar que de habernos esforzado un poquito más, quizá en este momento aun estaríamos juntos, luchando  por nuestros sueños, caminando tomados de la mano, riendo a carcajada suelta como acostumbrábamos; sin embargo, por alguna razón nos rendimos, nos perdimos a mitad del camino y dejamos de luchar, cada quien tomo su rumbo, tú siempre tan libre te echaste a volar.

te fuiste

Es curioso, porque fuiste todo lo que siempre soñé, el compañero fiel, cariñoso, aunque un poco tempestuoso, pero hasta a eso me acostumbre; ha pasado algún tiempo desde que te marchaste y yo aún esperaba verte volver, esperando que este tiempo lejos te hiciera comprender que al igual que yo lo hacía, tú también me extrañabas, me necesitabas.

Hace unos días volví a saber de ti, por fotografías note que eres feliz, que has encontrado a alguien más con quién compartir, que la llévate al lugar de nuestros sueños, que le cumples sus deseos, que la haces sonreír. No puedo negarlo, sentí celos al verlos, de ti y también de ella. De ti por haber conseguido dar la vuelta a la página, de ella por estar junto a ti. Y sentí un poco de pena por mí, por haberme quedado estática, por haber dejado escapar el tiempo esperando por ti.

  

Ahora puedo comprender, que fue justo eso lo que me enamoro de ti, tu fortaleza para salir al airoso de tus caídas, tu manera de arriesgarte, tu manera de construir tú mismo los puentes para ser feliz, nunca estático, nunca prisionero, siempre libre.

En un impactante choque de emociones, decidí dejarte ir, aunque me dolió mirarte con ella, volví a enamorarme de tu sonrisa, de tu mirada, aunque esta vez no fuera yo a quien veías. Probablemente siga extrañándote por algún tiempo, pero verte así me dio la fuerza para salir del túnel en el que me  sumergí.

libre

Al verte así, feliz, supe que yo también quiero serlo,  recordé el plan trazado que tenía  antes de ti. Ese mismo que debo seguir, luchar por  mis sueños, construir mis anhelos.

Si pudieras escucharme te diría que:

 Te deseo lo mejor, pero no pienso esperarte un día más. Me libero de tu recuerdo, te dejo ir.

Sé que no soy la única que pasa por esto, sé que hay por ahí más corazones rotos como el mío, solo quiero decirles que la vida es así, se trata de caer y levantarse, de perder y ganar, pero siempre aprender, siempre listos para volver a comenzar.



     Compartir         Compartir