Sinceramente nunca he sido de las que acatan todo lo que marca la sociedad, no porque sea la típica rebelde, simple y sencillamente porque no me interesa complacer a nadie que no sea a mí misma. Gracias a mi inteligente decisión es que ahora soy quien soy… una mujer feliz, libre y loca.

Yo definitivamente no soy de la idea de que la felicidad de una está al lado de un hombre, yo prefiero basar mi felicidad en la independencia, porque no necesito que un hombre cubra mis necesidades económicas, me considero auto-suficiente para cubrir mis gastos y pagar mis cuentas y es que gracias a mi trabajo de diario, a mi esfuerzo y a mis capacidades es que puedo sustentarme.

Al menos yo no soy de las que buscan atrapar a un hombre y no me valgo de trucos para que me complazcan en cuanto a lujos. Lo mucho o poco que he tener ha de ser por mí, no por alguien más que se sienta con el poder de decidir o elegir por mí.

13254379_789612857839960_5125915876936534757_n

Sinceramente yo no concibo la idea de amarrarme a alguien sólo por el terror de estar sola, de ser señalada o juzgada por los demás. Yo disfruto de mi soledad, inclusive considero que ésta me hace madurar. Yo soy de las que eligen con quien, a dónde y cuándo salir. Yo decido cómo hablo, cómo visto, cómo me expreso, a dónde viajo y soy capaz de diferenciar entre lo que está bien y está mal.

Soy libre de equivocarme, de tropezarme e incluso de caerme. Porque sé que soy capaz de levantarme, de continuar caminando con la frente en alto.

Yo no soy de las que están en sus casas bajo órdenes, ¡yo soy libre! Yo aprendo de mis errores, afronto consecuencias y si caigo siete veces me levanto ocho. Yo decido el rumbo de mi vida y ya no me preocupa lo que ha de pensar el otro, simple y sencillamente porque descubrí que hagas las cosas bien o las hagas mal la gente siempre hablará, por eso lo mejor es hacer lo que cada uno quiere y con lo que realmente es feliz.

Hace tiempo que ya no me interesa más el pasado, de él ya he sanado y lo he soltado, el futuro tampoco me interesa porque si me pongo a pensar, no sé lo que la vida me ha de durar. Vivo mi vida a mi modo, disfruto mi presente y lo vivo con plenitud. Disfruto de las pequeñas cosas y momentos porque sé que algún día esos serán los grandes recuerdos.

 fdfvd

Yo soy feliz, libre y loca, ya no importan mis heridas del ayer, por fortuna me regeneré y me siento más completa que nunca. A mí no me importa el qué dirán, total, la gente que no es feliz siempre hablará de la vida de los demás. Yo extiendo mis alas y me echo a volar y si alguien me quiere amar yo no bajo mi vuelo, él debe emprenderlo más alto hasta lograr alcanzarme y es que sé lo valiosa que soy.

Y es que aprendí que soy una mujer tan completa que no necesita un hombre a medias.

Estoy orgullosa de mí, de mis cicatrices, de todo lo que he logrado, de lo que he construido y del camino que he recorrido. He llegado tan lejos como he querido y con las personas que realmente son valiosas para mí, las que no se han ido quedando atrás pero aun así agradezco su trayecto porque las lecciones que me dieron me hicieron aún más grande.

Hoy hay más firmeza en mis pasos, más seguridad en mi andar, hoy tengo unas ganas inmensas de amar, estar con alguien y sentirme libre pero compartirme a ratos, porque si bien es cierto el amor sin libertad dura lo que un estornudo.

free4

Ya no me apetece más andar con un niño, yo requiero de un hombre; uno que sepa lo que quiere y hacia dónde se dirige, uno que no ande más con juegos ni rodeos, uno que como yo sea tan libre, que no interfiera su pasado en su vida y no le aflija su futuro, tan sólo que se dedique a vivir y ser feliz. ¿Existirá alguien así?

En este punto de mi vida ya no me afectan las habladurías. Si alguien es feliz acatando lo que ordenan los demás, al menos yo no entro en esa lista. Yo disfruto y amo mi libertad. Yo no creo que encadenar sea sustantivo de amar. Ya no busco ni espero a nadie, el que quiera estar, estará. No necesito un hombre para que cumpla conmigo como marca la sociedad, sino a uno que tenga ganas de amar y que permita que le amen, uno que no huya, que no se atemorice, que comparta conmigo el concepto de libertad, de locura y de felicidad, pues sólo así mis alas tal vez deseen reposar.

Soy feliz, libre y loca y quien no lo entienda da igual, no me importa.

Autor: Stepha Salcas



     Compartir         Compartir