Contigo las cosas comenzaron tan mágica y tempestivamente, sentirme conectada con un desconocido la primera vez que mire sus ojos, -esos ojos grandes, oscuros y hermosos-  realmente fue increíble, un regalo que siempre le agradeceré a la vida; y creo al igual que tú, que nada sucede por casualidad. Llegaste a enseñarme, sin ser tu intención, muchas cosas, entre ellas que necesito en mi vida a alguien que quiera estar en ella. No quiero darme tantas vueltas, pero si sacar todo lo que llevo dentro para quedarme sin asuntos pendientes posterior a lo que estoy sincerando. Lo cierto es, que a pesar de todas las cosas que me haces sentir, la química que hay entre nosotros, el grado de confianza que llegue a tenerte en un momento,  no es todo lo que quiero para el momento en el que estoy, y conformarme sería un acto injusto para conmigo misma.

Siento que se agudiza en mí, la idea de que no estamos en el mismo momento de nuestras vidas, y si lo pensamos bien es bastante lógico, creo que fui ingenua al creer que la situación mejoraría, porque sucedió todo lo contrario, pero básicamente eso fue responsabilidad mía por las expectativas que puse en lo que pensé era algo que me acomodaba en mi actual etapa de mujer y madre. Al conocerte supuse eras todo lo que necesitaba, un hombre que pudiese entender mis tiempos porque también era padre, que tuviese la sensibilidad para no hacerme daño y el coraje para aceptarme con un hijo; valías el riesgo, aunque estuvieras en una situación complicada, era capaz de acompañarte bajo cualquier circunstancia,  porque lo que me hacías sentir era distinto. Sin embargo, parece que no fue suficiente, y las explicaciones ya no llenan mis ganas de tenerte cerca y compartir momentos contigo.

Entiendo que tengas tus cosas, yo también las tengo, pero me hubiese gustado algo más , tal vez salir al cine, ir a la playa, una tarde en el cajón del Maipo, subir el San Cristóbal, caminar por una plaza, tomar un helado, o simplemente una tarde de Netflix. Pero ya no fue, y si no te nació hacerlo, debe haber alguna razón que no me siento con el derecho a cuestionar. Si bien, nunca he necesitado que estén pendiente de mí o ser necesaria en la vida del otro, si estoy con alguien quiero sentirme acompañada, quiero saber que la persona con la que estoy quiere, planea y disfruta hacer cosas juntos. Estoy lejos de sentir eso contigo, no sé si falle yo, si no estás preparado tú, lo cierto es que me sentía en el limbo, sin poder avanzar hacia lo que necesito y sin querer dejar lo “que hay” porque me gusta lo que siento; eso me hizo aceptar las condiciones, cosa que me propuse no volver a hacer si es que no me acomodaba.

tumblr-photography-tumblr-pictures-1

Y aquí estoy! respetándome, siendo coherente con lo que me propuse. Lamento no habernos encontrado en un mejor momento, seguro hubiese sido hermoso; necesito avanzar, crecer, involucrarme sin límites. Si!.. Soy intensa, pasional, romántica, ingenua,  mucha densidad para ti, de eso estoy segura. Te dejo seguir, te libero de mí y de mis pretensiones de una historia; te libero de mis males y mis fantasmas; te libero de mis ganas de escuchar tu voz, de mirar tus ojos: te libero de mis futuros reproches, de mis silencios, de mis gana de tenerte y detenerte! Te libero …

Esta es la mejor forma que encontré para concluir de buena manera lo que sea que hayamos tenido, de expresarte mi cariño, mis sinceras ganas de que las cosas hubiesen funcionado, no sucedió, pero agradezco cada instante que pase contigo, la oportunidad que tuve de besarte, de olerte , de sentirte, de entregarme, de despertar junto a ti. Eres increíble, pero no eres para mí.

Por: Coni Saavedra



     Compartir         Compartir