Nunca tuviste el valor para decirme que te ibas por alguien más, pero de alguna manera no me sorprendió mucho, ya que siempre noté como te molestabas cuando te pedía que me llevaras temprano a mi casa, y también como fue imposible para ti disimular tu coraje el día que me rehúse a estar contigo en intimidad, a pesar de haberte explicado que no era que no lo deseara, si no que me parecía apresurado y que yo quería disfrutar de cada una de las etapas de nuestro enamoramiento, a pesar de todo tenía las esperanzas de que me entendieras y que sobre todo valoraras el hecho de darme mi lugar.

Quería creer que como todo hombre tenías tus impulsos, pero que en el fondo también estabas disfrutando del momento, y que no te causaría problemas esperar un poco a que la relación fuera más fuerte y que nos conociéramos bien para dar el siguiente paso, quería pensar que tú también deseabas hacer el amor conmigo y que no solo buscabas el sexo, pero comencé a notar unos cambios muy fuertes en tu forma de tratarme desde ese momento, parecía que habías perdido cierto interés, y nuevamente creí que era solo un capricho tuyo o la molestia de haberme malinterpretado y que de alguna manera te sentiste rechazado.

Fui a hablar contigo para aclarar cualquier mal entendido, pero me di cuenta que no existía nada que aclarar, entonces también comencé a desconfiar un tanto de ti, en ese momento me había dado cuenta que para ti era solo un juguete con el que no pudiste jugar, y que estabas molesto, tratando de decidirte entre esperar para reclamar tu recompensa o irte a buscar algo más accesible a tus necesidades.

De cualquier forma yo también me sentía desilusionada de ti, porque llegaste a mi vida con palabras de amor, y lo que realmente buscabas era una simple aventura, tocaste a la puerta equivocada y ese fue tu error, no estoy diciendo que no te deseara, de hecho creo que incluso yo tenía más ganas de las que tenías tú, pero para mí hacer el amor es algo muy superior a el simple contacto físico que tu buscas, para mi es entregar el cuerpo y el alma a un ser amado y que me ama, para mi es convertirme en uno solo con mi pareja, algo sublime, casi como una oración, no un simple mete y saca como para muchos es.

Al final terminaste cansándote y te fuiste con otra, y lo curioso de todo esto es que no siento haber perdido nada con tu partida y francamente siento lastima por ti y por ella, porque no me cambiaste por alguien mejor, solo me cambiaste por alguien más fácil.

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir