Lo primero y más importante que debes hacer es amarte a ti misma.

Este artículo fue originalmente escrito por Amelia Olson para Hello Giggles

Mi hermana tenía 15 años más que yo, lo que de niña me hizo ser prácticamente una hija única en la casa. Al no tener hermanos alrededor mi tiempo libre era completamente para mí. Después de la cena montaba una variedad de shows para mis padres. Los shows eran en parte comedias y en parte cantados, pero yo mayormente consideraba qué hacía reír más a mis padres y, lo que sea que eso fuere, lo hacía más. Era feliz estando sola, y no recuerdo haber deseado nunca tener un hermano o hermana de mi edad para poder jugar.

A medida que fui creciendo las ansias por sociabilizar se hicieron más naturales en mí. Decidí que quería hacer amigos, y rápidamente aprendí cómo había que hacerlo. Cuando llegaron los años de secundaria yo tenía un gran grupo de amigos y, a esas alturas, apenas podía soportar la soledad.

La secundaria, sin embargo, no fue tarea fácil. A una semana de haber perdido mi virginidad (con un completo idiota), toda la escuela lo supo, y supieron también que él nunca más me llamó. Las chicas me llamaban sólo para burlarse de mí, decían cosas como “¡Eres tan estúpida! ¡No le gustas para nada! ¡Él sólo quería quitarle la virginidad a cualquiera!”.

libertad

Constantemente me ridiculizaban y me acusaban de todo lo que uno se puedas imaginar. En mi tercer año estaba siendo evaluada psicológicamente, me cortaba a mí misma, estaba en un lugar increíblemente oscuro para una persona tan joven. Dejé de sentir. Comencé a rebelarme. Todo lo que la gente decía de mí, verdadero o falso, ya no importaba para mí. Nada me importaba. Ni siquiera yo me importaba.

Aunque nunca creí todas las cosas despreciables que solían decir de mí, en alguna parte profunda en mi interior me preguntaba si acaso tenían razón. La siguiente década la pasé mudándome a diferentes ciudades, aprendiendo más y más acerca de cómo quería vivir el resto de mi vida y qué tipo de mujer quería ser. Pero no fue hasta que empecé a escribir públicamente y a abrir mi vida personal en mis escritos que entendí que tal vez no había aceptado que simplemente a veces no le gustas a la gente.

Recibir críticas es crucial para cualquier artista, persona, perseguidor de sueños o humano. Sin embargo, cuando gente cualquiera en Internet (o gente aún peor en la vida real) comienza a ser unos imbéciles conmigo, yo sé que debo retroceder, resolver cómo aceptar que no a todo el mundo le puedo gustar, yaprender a cómo ser yo misma sin temor de lo que la gente piense. Me recuerdo a mí misma que soy el capitán de mi propia nave y que no existo para hacer a todo el mundo feliz. Y tampoco tú.

Si eres delicada como yo y te hiere saber que no le gustas a alguien, intenta recordar estas cinco cosas.

1. Quererse a uno mismo siempre es la primera prioridad

Desde el momento en que naces, hasta el momento en que mueres, tienes que cargar contigo mismo. Todos tus pensamientos, creencias, dolores, alegrías, momentos mágicos y remordimientos estarán constantemente revolviéndose en tu corazón y en tu mente. Si trabajas duro para ser positivo, serás más fuerte que si destrozas tu confianza con recuerdos de cosas desagradables que la gente te haya dicho. No dejes que llenen tu espíritu con basura malintencionada que sólo logrará agotarte, hacerte sentir mal y vacía.

2. ¡Tú puedes hacer bien cualquier cosa!

Tal como dice mi consejera de vida, Jessica, tú realmente puedes ser “¡cualquier cosa que quieras!”. Está bien y qué importa, algunas personas creen que eres estúpida y mala. Tú puedes ser el tipo de persona que quieras ser, y tal vez aún eres todavía esa persona (¿y quién lo es?), pero al menos estás intentándolo. No dejes que la vergüenza oculte quién eres. Aquí es donde perteneces. La gente te ama. ¡Tú puedes hacer bien lo que tú quieras!

Libertad (1)

3. Enfócate en aquellos que ama tu verdadero yo

No importa qué tan ruda pienses que eres, siempre duele enterarse de que no le gustas a alguien. En lugar de hacerte pasar por el inevitablemente tormentoso ciclo de intentar agradarle a todos, piensa en la gente en tu vida que te ama por quién eres. Y si crees que no tienes a nadie así en tu vida, recuerda esta cita de Frida Khalo:

“Yo solía pensar que era la persona más extraña en el mundo, pero luego pensé: hay mucha gente asíen el mundo, tiene que haber alguien como yo, que se sienta bizarra y dañada de la misma forma en que yo me siento. Me la imagino, e imagino que ella también debe estar por ahí pensando en mí. Bueno, yo espero que si tú estás por ahí y lees esto sepas que, sí, es verdad, yo estoy aquí, soy tan extraña como tú“.

4. Tú no tienes por qué ser una sola cosa

No soy perfecta, y eso está bien conmigo, porque confío en que soy fuerte y comprometida a aprender de mis errores e intento ser una mejor persona. Pasé muchos años intentando ser nada más que sensible. Estaba muy asustada de decir nada que no fuera lo más dulce, pero no estaba siendo honesta.¿Soy sensible? ¡Sí! ¿Quiero agradarle a todos? ¡Sí! ¿Hay gente que necesita saber que debe dejarme en paz? ¡Sí! Tú no tienes por qué ser una sola cosa. La gente está llena de millones de contradicciones. Acoge tus fortalezas incluso si piensas que son contradictorias. La diversidad en tu corazón y en tu mente son parte esencial para ser una persona equilibrada y segura.

5. Es inevitable

Por el resto de tu vida habrán personas que no te querrán. No te pierdas en las opiniones de otros. Si dedicas tu vida a intentar ser querida por todo el mundo, inevitablemente acabarás vacía e insegura de quién eres. Defiende quién eres. Sé tú misma. Ámate a ti misma. Esos sentimientos de empoderamientono pueden venir de nadie más que de ti misma.

Si has cometido un error trata de mejorar lo que has hecho mal. Aprende de ello, perdónate a ti misma y continúa. Si alguien se está comportando como un imbécil contigo, dile que se largue y crea una clara separación entre esa persona y tú. Tu actitud depende de ti; por tratar de evitar el rechazo puedes permitir que la opinión del resto del mundo te moldee de una forma en la que no eres, o puedes dar lo mejor de ti de manera valiente, ser tú misma y seguir adelante.

puerto-de-la-libertad

Visto en Hello Giggles.



     Compartir         Compartir