No me amenaces con irte, a mí no me causa nada que entre gritos y reclamos, me digas que si no hago algo te irás lejos, lo único que tengo que decir a eso es ¿Quieres irte y dejarme? Vete entonces. Déjame.

Ni siquiera me interesa saber cuáles son las causas de tus amenazas, no quiero saber de razones, no pienses que voy a estar triste, tengo muchas cosas que hacer como para procurar sentirme mal porque te vas.

Todas estas palabras no quieren decir que te he dejado de amar o de querer, pero sólo tienes que decir dos palabras, di “Me voy” aunque sea difícil, no voy a rogar por que te quedes. Un “Adiós” sería más adecuado, sería un poco más sencillo para aceptar que se vaya alguien a quien amas.

Pretendes irte sin decir palabra alguna, las personas quedan tristes después de la partida de quien se quiere. Si en realidad lo mucho que te quiero no importa para ti, entonces no hay ninguna duda de que tu partida es la mejor opción.

La separación ya es nuestra opción.

No te preocupes si lloro por ti, porque si lo hago es sólo porque mi corazón ha sido engañado. Tú eres quien me quiere dejar, nadie te está obligando y es tan tonto que me moleste por alguien que quiere irse.

allaeroporto-di-fiumicino-aree-kissgo-per-salutare-i-partenti-KissGo_aeroporto_fiumicino_zona_traffico_controllato_Roma_saluto_parente_volare-800x500_c

No estoy diciendo que te quiero olvidar, pero no voy a preguntar por ti, ni por lo que has hecho, contendré mis palabras sin dejar que mi aliento escape, aunque tal vez un susurro si me sea permitido.

Si tu vinieras aquí pidiendo disculpas, te diría que sí, sin pensarlo dos veces.

Después de tu nombre, no puede haber otros. ¿Quieres dejarme? Vete y ni siquiera estaré triste, porque tengo muy seguro que no podrás estar sin mí… tendrás que regresar.



     Compartir         Compartir