Amo lo que me dice, y como me lo dice, pero también me da miedo que ya le haya dicho esas cosas, y de la misma manera, a alguien más.

Antes de estar conmigo, ya había extrañado a alguien hasta llegar al llanto, ya había caído borracho por la ausencia de alguien que no fui yo, ya había caminado de la mano de alguien que no fui yo.

Antes de enamorarse de mí, ya le había dicho  te quiero a alguien más, so primer sonrisa enamorada no me la dedico a mí, no fui la primera en su corazón, la primera en nada para ser exactos.

Me siento tan inexperta en todo cuando estoy a su lado, cada caricia me resulta nueva, cada beso me deja una sensación diferente al anterior, cada mirada que me da, cada que me reflejo en su ojos, me siento caminando en un mundo completamente diferente, en un espacio nuevo, inexplorado en donde solo estamos él y yo.

A veces quisiera que cuando lo toco, cuando lo abrazo, se sintiera como un completo novato, que se sienta como yo, curioso, expectante, atento por lo que haré después. No puedo mentir que me hubiera encantado ser la primera en su vida, ser la que le enseñó todo lo que sabe, pero ahora no está con ella, está conmigo.

fun

Cada una de sus palabras se me enredan en el cuerpo llenas de ternura, lo siento tan sincero, tan entregado, que de la misma forma de dejo ir en sus brazos y dejar que me lleve a ese mundo en donde solo estamos los dos, pero antes de llegar ahí, me lleno de miedo al pensar que esas mismas palabras se las pudo haber dicho ya alguien más. Me torturo imaginando recuerdos inexistentes, recuerdos que tal vez él vivió con alguien que no era yo, justo en ese momento es cuando más necesito de su compresión y ternura, pues nada se compara con la felicidad que él me hace sentir, amo sentir su amo entrelazada con la má, amo verme en sus ojos, amo esa mirada enamorada.

Tengo tantas dudas, que hay días en que solo quiero decirlas y  escuchar lo que tanga que decirme, quisiera confesarle todos u cada uno de mis miedos, pero no puedo, no es fácil. Prefiero aferrarme a su espalda, dejar que se hunda en mi cabello y que me diga otra vez esas cosas que me hacen vibrar por completo.

Cierto es que no fui la primera en su vida, que quizá, lo que me dice ya se lo dijo a alguien más, pero ese alguien ya no está, y yo estoy aquí, yo soy su presente, soy su ahora, lo que me hace sentir nada ni nadie lo cambia, lo que tengo con él me encanta.

Sus palabras se me pegan llenas de ternura, aunque después me da miedo que lo haya dicho a alguien más, todas esas palabras solo se oyen bien en sus labios y hacen que las sienta hasta en el fondo de mi corazón.



     Compartir         Compartir