Antes de que llegaras a mi vida jamás te necesite, de hecho no recuerdo la manera en la que formaste un aparte importante en mí. No comprendo la manera en que hiciste para meterte en mi corazón y hacer un espacio para que pudieras habitar en él.

Desde antes de conocerte fui una chica independiente, era así y me gustaba serlo. Nunca dependí de nadie ni pretendía hacerlo, pero por una extraña razón comencé a necesitarte a mi lado cada vez que te alejabas, cada vez que te comportabas de una manera indiferente conmigo. Comenzaste a dejar un hueco en mi corazón que cada vez que tú te ibas dolía en el vacío, pero también poco a poco comencé a darme cuenta de que no eras necesidad sino capricho, que no era un hueco sino un simple sentimiento que se fue formando con el tiempo, que se fue formando por una simple costumbre.

Ahora puedo decirte con firmeza que no me haces falta en mi vida, que al contrario te has convertido en una persona que es capaz de solo robar mi existencia, una persona que jamás fue capaz de aportar algo bueno en mi vida; lo dudo que algún día lo hagas. Puede llegar a sonar un tanto dolido, un texto lleno de rencor y odio, pero no es así. Prometo que estas palabras solo son un recopilación de todo este tiempo que he pensado lo fuiste en mí, todo lo que hiciste por mí, todo lo que con el tiempo pude descifrar lo que sentiste por mí.

No te voy a negar que aún existe un poco de ese amor que te tuve en el pasado, no con la misma intensidad que hace un par de años pero si sigue siendo un sentimiento real y verdadero. Es por todo esto que puedo decirte que ‘no es que no te quiera, es que ya no te necesito’. Sé que tal vez estarás sorprendido, de hecho, yo misma me sorprendí también de encontrar dentro de mí lo que de verdad siento por ti, siento un cariño que es muy difícil de explicar pero estoy segura que ya no eres necesario en mi vida, que ya no me haces falta, que estoy mejor sin ti y que no quiero volver atrás, no quiero dar marcha atrás sino que quiero seguir adelante buscando a un amor que no solo sea un sentimiento sino que ese amor me pueda llenar, dar lo mismo que yo entrego y que sea capaz de crear una necesidad en mí permanente, una necesidad que haga bien en mi vida y que cada vez que vea a esa persona mis ojos se iluminen y mi corazón palpite con mayor fuerza, que los recuerdos que deje en mí en el futuro me puedan decir que me amó y me seguirá amando; algo que los tuyos jamás lograron.

Es momento de despedirme de ti, es momento de olvidar todos los momentos amargos que dejaste en mi y cuidar todos aquellos que valieron la pena, fueron pocos, pero esos recuerdo logran hacer que mi pasado a tu lado sea menos amargo.



     Compartir         Compartir