Solo puedo decir que no eras para mí, eso lo digo ahora, que por fin me he convencido que tu destino y el mío no tienen la más remota oportunidad de seguir en línea recta hacía adelante, juntos, ahora sé que nunca hubo un “juntos” nunca hubo un “nosotros”. Eso ya puedo decirlo ahora pero antes…

Antes tu sonrisa iluminaba mi mundo, tu ternura me hiso saber que también puedo ser cursi cuando me enamoro. Antes, el simple roce de tus dedos era como una dosis de oxígeno en mis pulmones.

remember

Mucho tiempo el resplandor de tu vida unida a la mía, era la que me hacía ver colores distintos, vivos, creía que de la mano de tu ternura y protegida por tu delgado y poderoso cuerpo podía comerme al mundo bocado a bocado. Y mira…. Esos colores ahora están todos en la gama de grises.

El gris y el negro son los colores del luto, de la tristeza, del silencio y la distancia, y curiosamente todo eso tengo ahora en el alma.

Ahora ya no tengo la chispa que se posicionaba en cada tendón cuando iba a verte, las cosas cambiaron, tú las cambiaste, se acabaron los planes, las historias, el cambio de hoja para colorear la vida juntos, ya no hay un juntos, ya no hay un nosotros.

Ya no sé si es que alguna vez lo hubo, quizá solo estaba encandilaba por lo que tú me dejabas ver, pero nunca conocí más allá de lo que tenía permitido, se me acabo la paciencia.

Llegué a odiar la rutina que antes me ponía de pie, me cansé de empujar a alguien que al final siempre me dejaba correr sola, el camino lo hice yo, lo gozamos los dos.

Ya puedo decir que me enamoraste, me encariñe bastante, te amé, pero sola no puedo, me harte de besar con amor a una roca.

Me cansé de vestirme bonita para alguien que ya ni siquiera me miraba, me cansé de sentirme un mueble, no me hacías caso, pero no me dejabas ir, ¿a que estabas jugando? No sé, y ya no me interesa.

bye

Cada fibra que te esperaba, que te amaba que te deseaba, son las mimas que ahora solo me hacen entender que fuiste una ilusión, una idea fallida del corazón ávido de caricias.

Hoy solo quiero decirte que no me volverá a doler tu presencia mucho menos tu ausencia, pues no éramos, no éramos esos amantes sinceros, no fuimos una pareja, y no seremos ni siquiera amigos.



     Compartir         Compartir