Todos solemos entregar muchas veces todo lo que tenemos sin darnos cuenta que o estamos haciendo. Todos en algún momento nos hemos topado con alguien que nos ha hecho entregar todo lo que somos y eso nos ha orillado muchas veces a ir dejando lo que realmente somos y convirtiéndonos en lo que ellos quieren que seamos sin darnos cuenta. Muchas de esas veces las personas que se encuentran a nuestro al rededor lo han notado y nos han tratado de decir todo lo que hemos hecho para dejar de ser quien somos; han tratado de abrirnos los ojos para hacernos entender y mostrarnos que dejamos de ser quien éramos gracias a agradara otra u otras personas.

No vale la pena dejar de ser quien somos por alguna o algunas personas que al final puedan irse a de nuestro lado porque aunque no lo vemos muchas veces  o no queramos verlo nada es para siempre y muchas de las veces las personas nos dejan porque han encontrado otro camino o porque han encontrado quien puede sustituirnos. Debemos estar consientes que en cualquier momento debemos ser nosotros mismos porque si una  persona que está a tu lado desea que cambies es porque realmente no te quiere tal y cual eres, es porque realmente no te acepta y al final si tú no cambias terminará cambiando lo que eres para seguir a tu lado o dejarte y seguir su propio camino. No dejes que la personas te digan que e slo que debes hacer y como debes ser porque todas las personas que habitamos esta tierra somos completamente diferentes, y no lo somos solo en apariencia, sino que lo somos también por dentro. Todos somos diferentes de pensamientos, en entender las cosas, en gustos y muchas de las veces creamos teorías que solo nosotros mismos entendemos en el mundo.

1

Muchas de las veces no podemos cumplir nuestras metas porque tenemos miedo del que dirán o porque sin darnos cuenta escuchamos los consejos de los demás y llegan a desanimarnos. Es importante saber quienes somos y que nadie tiene el derecho de decirte quien debes hacer. Disfrutemos la vida e intentemos todo lo que esté a nuestro alcance les guste o no les guste. Tenemos que aprender a dejarnos fluir en nuestro propio mundo y dejar de pensar en la opinión de los demás, dejar de pensar en el fracaso o en el “no lo lograrás”. Todos, absolutamente todos sabemos quienes somos y todos tenemos las mismas capacidades para lograr lo que queramos, lo único que nos hace diferente es la valentía de cada uno, porque muchos se atreven porque no tienen miedo al fracaso, porque no tienen miedo al que dirán, pero los que tienen miedo no se atreven ni siquiera al intentarlo. El miedo y la inseguridad la debemos tomar por detrás y decirle lo capaces que somos de lograr lo que nos propongamos y lo capaces que somos de seguir adelante a pesar de que el recorrido lo hagamos en individual y nadie esté dispuesto a ir a nuestro lado. ¡No entregues lo que eres por nadie!



     Compartir         Compartir