Por todo el tiempo que estuve a tu lado me mantuve cubierta de mis ojos y no me atrevía a ver una realidad que muchos alcanzaban a percibir, y no lo puedo asegurar pero quizá yo también lo sabía pero simplemente no me quería dar cuenta. Pero llego el momento de despertar y darme cuenta que estaba haciendo las cosas más desde el principio que la relación que mantenía contigo me desgastaba pero no me daba cuenta, que entregaba mi tiempo a una persona que nunca quiso valorarlo o por lo menos entregarme un poco de lo que yo le entregue.

Fue muy difícil abrir mis ojos y ver a esa chica que se entregó por completo, que estuvo a tú lado tratando de buscar tu felicidad, de mantenerte a su lado costará lo que costará.  Fue muy difícil darme cuenta porque al hacerlo la vergüenza se apoderó de mí. Sentí vergüenza de ver mi estado, de ver la manera en la que te burlabas sin darme cuenta, de ver todo el tiempo que perdí intentando darte una felicidad que yo no tenía porque quizá en mi corazón sentía algo muy parecido, quizá por tenerte a mi lado solo adormecías esa parte del dolor que en ocasiones me atormentaba.

1

Cuando por fin pude darme cuenta decidí que era el momento de retirarme, de abandonarte y recuperar todo el tiempo perdido que eche a la borda por mantenerme a tu lado. Ahora que veo la realidad puedo ver la manera en la que me entregué, la manera en la que siempre te cuide puedo darme cuenta que siempre estuve a tu lado de la manera en la que siempre quise que tú lo estuvieras, pero las cosas nunca fueron así porque nunca estuviste dispuesto a apoyarme y mantenerte a mi lado sabiendo que estabas a lado de la persona que a amabas y estuvieras dispuesto a entregarte de la misma forma como ella se ha entregado a ti.

Derrame lagrimas durante las noches tratando de entender que había hecho mal, que era lo que impedía que tú me pudieras entregar el amor que yo te entregue, que me amarás tan profundamente que sintieras el miedo que yo sentía con tan solo pensar que te perdería. Al final de cuentas lo hice, te perdí pero también supe que fue lo mejor porque si seguía de esa manera entregándote todo lo que estaba en mis manos para hacerte feliz nunca lograría encontrar mi propia felicidad. Ahora aún no puedo decir que soy feliz porque el dolor ha sido reciente y aún se me encuentra en mi pecho, me duele pensar en nuestra separación y pensar en todo lo que viví a tu lado, en los recuerdos que aún quedan en mi cabeza, pero sé que podré salir de esta y sé que lograré olvidarte y que algún día no estaré más pensando en ti y no estaré nunca más esperando que logres amarme teniendo la esperanza de que vuelvas a mi lado y esta vez sea para siempre.



     Compartir         Compartir