Coincidimos en este mundo cuando el amor no era amigo mío, cuando era solo un extraño en el que no creía, era solo una palabra en las canciones y los cuentos de hadas, pero que seguramente no existía, pero irrumpiste en mi vida de forma tan abrupta que transformaste mi realidad, llevándome a aquel mundo mítico del que solamente había escuchado hablar.

Tú me reinventaste a tu manera, me hiciste a tu gusto y forma, yo una persona nueva que no conocía nada del amor, aprendí las reglas del juego como me las explicaste tú, poco a poco fui convirtiéndome en una experta para amarte, para hacerte feliz.

Siempre había estado sola, y nunca tuve problemas con eso, nunca sentí que necesitara de nadie, ni de nada para ser feliz, pero cuando llegaste a mi vida todo cambio y ahora mismo siento una necesidad de estar junto a ti, siento que al conocerte perdí una parte de mí, aquella que me hacia 100% auto suficiente, aquella que me acompañaba en mi soledad, se fue junto contigo cuando dijiste adiós.

Tu cuerpo fue mi lienzo, ahí pinte con caricias y besos un paisaje infinito y hermoso que aún no has podido apreciar, pero sé que a pesar de que te ibas, nunca podrías olvidarme, porque para mí fuiste mi primer amor, pero para ti yo seré tu único amor de verdad.

Ahora vuelves arrepentido, intentaste hacer lo mismo con otra, pero ella no quiso cambiar su forma de amar, dices que realmente nunca pudiste olvidarme, que cuando estabas con ella pretendías que era yo quien te besaba, pero ni sus besos ni sus caricias eran como las mías, porque tú me enseñaste la manera exacta y perfecta de cómo te gustaba que te amara, es una lástima que no se valoren las cosas igual cuando se tienen, que cuando se pierden de verdad, pero mi puerta para ti se cerró en el momento en que la cruzaste diciendo adiós, vivirás con el recuerdo del verdadero amor que tuviste y perdiste por no haber reconocido lo que tuviste.

Puedes negarlo todo lo que quieras, estoy segura que me vas a extrañar, que cuanto más pase el tiempo más difícil será para ti poder existir sin mis besos, sin mis caricias, sin mi calor y mi compañía.

Yo tampoco te podré olvidar, pero tengo a mi favor el saber fuiste tú el que se equivocó, y que a final de cuentas no vales la pena, porque supiste valorar el amor que te di, te deseo mucha suerte, pero se perfectamente que no encontrarás un amor como el que te di.

Autor: Sunky

 

 

 



     Compartir         Compartir