Es difícil darte cuanta que a la persona que amas con todo tu corazón, por la que darías cualquier cosa por conseguir su felicidad y estar a su lado no te pertenece, que su corazón y sus ojos se encuentran en otra persona que no eres tú. Es muy difícil darte cuenta que por mas que lo intentas y lo intentas esa persona sigue en su cabeza, en su mente, en sus sueños y en cada uno de sus pensamientos.

No sigas detrás de esa persona que ya te ha dejado en claro que no es para ti y que no quiere estar a tu lado, que a pesar de que tú estás dispuesta a entregar todo por él, él no lo está porque realmente quiere estar con la persona que esta dentro de su corazón.

Es difícil pasar las noches en soledad mientras comienzas a pensar en que quizá él se encuentre soñando con esa persona que quiere alcanzar. Pensar que está haciendo todo o posible por estar a lado de esa persona y que hace lo mejor que puede para lograr. Te duele pensar que quisieras que hiciera todas esas cosas y más por conquistarte a ti, por estar a tu lado. Es doloroso ponerte a pensar que quizá él se encuentra suspirando por ella, que comienza a crear historias dentro de su mente donde solo habitan él y ella, donde son solo ellos dos en el planeta. Comienzas a pensar en todas esas cosas que deseas que haga por ti, todas esas cosas que está dispuesto a hacer para estar con ella, por tener la oportunidad de acariciarla, de besarla y tomarla de la mano como a ti te gustaría que lo hiciera contigo.

No vale la pena que sigas ahí a lado de esa persona ofreciéndole  todo lo que tienes e intentando que se fije en ti porque el amor no es moldeable, porque solo la persona enamorada tiene la posibilidad de olvidar y dejar de estar enamorado. No vale la pena que sigas creando historias a su lado si sabes que no pasará, si sabes que no lograrás jamás estar a su lado y que todas esas cosas que contuviste en tu mente a su lado jamás pasarán, que jamás las mentiras ni las vivirás de cerca. Es por eso, que lo mejor es que te alejes y que dejes de cuidar a esa persona que no es para ti, que no te pertenece. Sé que duele pero también sé que es lo mejor que podemos hacer.

Deja ir a esa persona y no te aferres a ella, no te aferres a algo que sabes que no esta a tu alcance. Aléjate lo que puedas de él y toma las piezas de tu corazón, reconstruye las heridas y vuelve a comenzar por tu propia cuenta dejando atrás cualquier cosa que te recuerde a esa persona que no quizo estar a tu lado y prefiero seguir luchando por la persona que realmente le importaba. Es mejor que te vayas…



     Compartir         Compartir