Conozco a tantas personas que no pueden estar solos un tiempo, es decir, que se la pasan de relación en relación escudándose en que esto es lo bueno del siglo XXI, que puedes conocer y relacionarte con cuantos y cuantas quieras para poder encontrar el novio o novia perfecta.

Por mi parte veo tan errónea esa afirmación, y por tantas vertientes, la primera, y la que me parece la más obvia, mientras más posibilidades, más opción al error tienes, las matemáticas son la ciencia exacta, la estadística está dentro de ella, y a su vez la probabilidad. A más prueba y error, más susceptible al dolor.

handslove

No estoy diciendo que te cases con el primer hombre que te arranque una sonrisa, pues las apariencias engañan pero yo creo que no se trata de ir buscando y buscando y buscando lo que más te llene, al menos yo, soy de las chicas que descarta al prospecto a la media hora de charlar, no necesito perder mi tiempo y hace perder el de él pensando que funcionará algo que desde el principio no le vi pies ni cabeza.

Si este es tu caso, déjame decirte que tú eres de las que no sabe lo que quiere. Desde el primer momento se sabe lo que hay para ofrecer, claro no es que sea una formula inflable, he caído en el error, pero te puedo apostar que mucho menos veces que tú que estas tentando al destino con tu obsoleto sistema de prueba error, y un clavo saca a otro.

Otro punto importante, no sé tú pero yo ya me considero lo suficiente madura emocionalmente como para tener novios, eso se los dejo a los chicos de primaria y secundaria que aún están aprendiendo, esos que sí, es válido, aún no saben lo que quieren.

Para mí ya busco un compañero de vida, cuidado no te confundas, no digo que traigo el vestido de novia en la cajuela  del coche, solo quiero explicar que mis relaciones ya van más allá que la manita sudada o el juego sobre el colchón.

La verdad yo quiero un compañero de vida que camine conmigo de la mano aunque el camino sea difícil, que si hay complicaciones no corra para buscar otro más fácil, si no que libre las barreras.

lover

Quiero una persona con una conexión más allá de lo carnal, quizá un compañero que empalme de manera espiritual conmigo, que se deje guiar, y me lleve a mí, que no tema a mar, que se entregue completo, pleno, sin miedo.

No necesitas un novio, necesitas un compañero, pues con él, podrás tener todos los beneficios de un novio, el beso, el arrumaco, el apapacho, los pasionales juegos bajo las sabanas, pero solo con tu compañero, podrás sentirte protegida, amada cuidada, y apoyada en las malas rachas.

El sabor del verdadero compromiso, ese que se lleva dentro es dulce y muy agradable.



     Compartir         Compartir