“No existen relaciones perfectas y mucho menos las parejas perfectas, lo que sí existen, son las personas que por voluntad y compromiso, deciden seguir aprendiendo y mejorando a lado del otro, mientras continúan compartiendo la vida juntos.”

Nos hicieron creer que la vida era un cuento de hadas, que el príncipe azul, la mujer de tus sueños, el hombre perfecto, la mujer ideal, el alma gemela existe. Y así nos pasamos media vida buscando ese amor perfecto, aquel que nos vendieron en las películas cuando éramos niños, aquel que en las revistas aconsejaban, aquel que nos hizo llorar en las telenovelas. Un Amor Perfecto, sincero, alegre, lleno de pasión, respeto, dulzura, romanticismo, compañerismo. Un amor perfecto lleno de perfecciones, pero un amor irreal, así que dime, ¿quién es realmente el “amor perfecto”?.

Y es que no, el amor no es lo que las telenovelas cuentan, no es lo que las películas pintan, lo que las canciones berrean ni lo que las personas a nuestro alrededor nos hicieron creer. El amor no tiene que ver con besos ni caricias sexuales, esa energía es de otra naturaleza y sirve a otro fin. Ese es un paraíso que aparenta serlo. El amor perfecto NO EXISTE, no te lo creas, no lo busques. Entierra al príncipe azul, a la mujer ideal y entonces descubrirás que la belleza radica en la imperfección.

Lo que sí existe, es el amor inexplicable, ese que llega y de alguna forma de atrapa, y sin pensarlo quedas encantado, envuelto en ese sentimiento. Yo lo llamo amor verdadero, ese que se disfruta, pero también se sufre. Ese que por muchos años que pasen, seguirás amando a esa persona igual que el primer día, incluso más. Ese, que cada vez que aparece una nueva arruga en la piel das las gracias porque tú estabas antes de que ella apareciera. Es ese en el que maldices todos y cada uno de los momentos en los que no estuviste con esa persona. Ese que sientes no en el corazón, sino en el alma. Es ese que incluso, aveces duele.

2

La persona que te ame de verdad estará contigo SIEMPRE, no sólo en los momentos felices de tu vida, sino también en los más amargos. Ella será una persona a la que sabes que le puedes confiar todo: sueños, temores, metas, inseguridades, etc., esa persona que te quiere y te valora tal cual y como eres, con defectos y virtudes. Que te respeta y respeta la relación. Esa que por voluntad y compromiso quiere y decide seguir aprendiendo y mejorando a tu lado, mientras comparten una vida juntos. Esa que a pesar de sus diferencias, entiende el arte de hacerlas encajar a la perfección, porque aunque no lo creas, en el amor no existen personas incompatibles, sólo existen personas con falta de interés.

Y sí, es muy posible que habrá discusiones, desacuerdos, pero el amor seguirá allí intacto, porque cuando se ama de verdad se hacen a un lado las diferencias y el orgullo, y sólo se estará dispuesto a hacer feliz esa persona y a amarla cada día más. Estar enamorado es fácil, pero amar es duro por que el amor por sí solo no siempre lo puede todo, tienes que luchar para poder estar con la persona que amas, luchar a veces hasta con tu familia, amigos y contigo mismo. Pero ese amor lo vale.

Por un amor verdadero luchas, y luchas con todas tus ganas, con todas tus fuerzas… Luchas y te esfuerzas como nunca, porque estás más motivado(a) que siempre. Encontraste una razón, una razón verdadera, una razón que te inspira y te motiva a dar lo mejor de ti cada día, no sólo para una persona, sino para el mundo entero.

Así que deja de buscar el amor perfecto, no existe, y busca la persona correcta, esa que te hará sentir en casa con sólo un abrazo… aquélla que sólo con su presencia te hace sentir seguro(a)…Aquélla persona que si no estuviera todo tendría otro color… Otro sabor.

aestro, ¿dónde puedo encontrar a mi amor perfecto?

Hijo, el amor perfecto no existe simplemente porque nadie es perfecto, al principio puede parecer pero luego, con el tiempo conoces los defectos de tu pareja y si creías que era perfecto, te desilusionas y puedes perder la relación.

Por eso hijo, no te preocupes por el amor perfecto, ya que el amor no debe ser perfecto, debe ser verdadero.

-Cuento Zen.

Escrito por: Karla Galleta.



     Compartir         Compartir