Hay una alta probabilidad de que nunca encuentres el amor de tu vida, pero también de que no pases el resto de tu vida con el amor de tu vida. La mitad de las personas del mundo no terminan con las personas que imaginaron o con las que realmente quieren estar. Estoy segura de que todavía estás pensando que conoces un montón de parejas que han estado casados durante años y siguen juntos.

Hay muchos matrimonios que duran para siempre, o al menos hemos oído hablar de ellos. El problema con esta estadística es que no todas las parejas que permanecen casadas están felizmente casadas. Encontrar una estadística confiable de las parejas infelizmente casadas que perduran hasta el final es difícil, así que no voy a dar un número.

Sin embargo, creo que todos estamos de acuerdo que hay una buena cantidad de personas que permanecen casadas a pesar de que no aman a su pareja y que les gustaría separarse. Cualquier persona literalmente, puede encontrar a otro ser para amar y ser amado a cambio. Cada individuo en este planeta tiene esa capacidad, sin embargo, muchos de nosotros terminamos solos.

O bien no apreciamos las cosas cuando nos encontramos con ellas, ya sea porque no entendemos lo que hemos encontrado o porque esperamos encontrar algo mejor por el camino.

O PERFECTO NO EXISTE.

Yo no quiero a alguien perfecto. Quiero a alguien que se despierte cada mañana y quiera superarse a sí mismo y al mundo entero también. Quiero a alguien que entienda que la perfección es algo que se debe trabajar todos los días, alguien que entienda que incluso trabajando por llegar a la perfección todos los días nunca podrá alcanzarla.

Este es el único tipo de persona que hace a un compañero increíble, porque este es el único tipo de persona que va a trabajar continuamente en la relación, formar una vida juntos y que nunca se va a dar por vencido.

No quiero algo perfecto, y tú tampoco deberías quererlo, lo que realmente quiero es alguien que valga la pena. Y el único tipo de persona con la que vale la pena gastar tu vida, es aquel que está dispuesto a crear la perfección contigo, sabiendo muy bien que ambos van a fracasar. Pero fracasarán juntos, y finalmente eso es lo único que importa.

Por: Candela Duato



     Compartir         Compartir