Tienes la lengua dulce, tus palabras flotan como mariposas en el viento y puedo decirte que son capaces de lograr su cometido, me hacen soñar con un futuro hermoso contigo, me hacen creer que por fin encontré aquel hombre que siempre busque, puedo vislumbrarnos con una familia, una casa y con momentos tan hermosos que siento las ansias de poder vivirlos ya, pero solo hay un pequeño problema: no es la primera vez que esto me sucede.

He tenido la desgracia de haberme encontrado con hombres muy hábiles para hablar y con la sangre fría para manipularme, para aprovecharse de mis sueños, sueños que no tienen más sentido que el propio bien de los dos, sin embargo, a ellos no les importo llenarme de esperanzas para en la primera verdadera prueba alejarse corriendo sin decir adiós.

Y es que hablar realmente no cuesta nada, hay personas a las que se les seca la boca de tanto prometer, pero en su interior están vacías de determinación, no poseen compromiso y no saben amar, usan esa palabra a la ligera, como si repetirla hiciera que ellos mismo se engañaran por ese momento y creyeran que de verdad están llenos de amor, cuando solamente quieren vivir el momento, cuando realmente no están dispuestos a pasar por ningún problema, y es por eso que cuando la primera prueba se presenta se desmorona su castillo de arena, estoy cansada de personas así, quiero alguien verdadero, aunque no parezca tan genial, solo quiero que sea tangible y que se quede conmigo cuando las aguas se pongan turbias, no quiero a un héroe que me resuelva la vida, quiero a un hombre valiente que sienta miedo, pero que se sobreponga para pelear junto a mí y podamos salir adelante.

Quiero que estés consiente de que con palabras no vas a lograr nada conmigo, estoy harta de palabrerías que solo me han dejado el corazón roto y el alma vacía, lo que obtengas de mi lo obtendrás con el valor de tus actos, con hechos y no con palabras, y quiero pedirte de favor que no se te ocurra usar la palabra amor a la ligera, porque hay muchos para los que no significa nada, pero para mí es lo más importante del mundo.

Ya no soy una niña, no busco un final feliz de cuento, quiero simplemente ser feliz sin tantas mentiras, quiero a alguien real que a pesar de tener defectos sus virtudes me hagan el día, no busco situaciones impresionantes, quiero detalles simples pero constantes, quiero a alguien que use más sus manos que su boca, cuando se trata de demostrar cuanto me ama.

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir