Ya me canse de que todo mundo quiera influir sobre mí, sobre mi forma de actuar, mi forma de vestir, estoy cansada de aparentar que acepto este mundo desigual, me he cansado de  ocultar mis defectos, de asumir que es correcto lo que opinan los demás.

 free

Tienen que saber que las cosas no pueden ser igual que años atrás, las mujeres inteligentes somos libres, sin caer en excesos, ni en los extremos que se escapan de la realidad.

Es solo cuestión de defender derechos, de asumir nuestra igual capacidad, no se trata de mayores beneficios, ni tampoco de criticar defectos, es solo poner en claro que hombres y mujeres nos debemos respeto, que ambos debemos creer y defender  la dignidad.

No quiero caer en el vil juego, de ver quien puede más, ni mucho menos en ponerle etiquetas como machismo o feminismo, pues de lo que se trata en realidad, es de acabar con estas diferencias, con el abuso, con la ignorancia de sentirse más que los demás.

No, las mujeres de este siglo, no podemos quedarnos calladas cuando algo está mal, desafortunadamente,  y a pesar de los avances, aun vivimos en una sociedad a la que cuesta aceptar, que los logros no  se miden de acuerdo al sexo; femenino, masculino; eso que más da. Los logros se asumen con esfuerzo, con el deseo implícito de desarrollar nuestra capacidad, nuestra inteligencia, todo depende de lo que se quiera lograr.

 

Este pequeño escrito es para aclarar, que las mujeres y los hombres debemos dejar atrás las ideas de demostrar quién va a ganar, todas las personas somos libres, todos tenemos la misma oportunidad para triunfar. Dejemos de lado los complejos, los viejos preceptos con los que nos solían educar.

Esforcémonos por crear nuevos conceptos en donde podamos convivir con igualdad, esos en donde nadie lastime, ni humille a otro ser humano, sin importar su condición, raza , sexo, o estatus social.

Mujer, estas últimas palabras son para ti; no dejes nunca de sonreír, de luchar por tus sueños, por tus derechos, por tu dignidad.

cosmo

Que nadie te quiera callar; no es factible ser sumisa, ni devota; tienes todo el derecho de ser:

 

Linda, libre y loca…

 

 

 



     Compartir         Compartir