Heme aquí, juntando mis piezas, pegando las que están rotas, volviéndolas a ensamblar,  de nuevo cortando hilos, cosiendo heridas, cerrando círculos, curando la resaca de perderte, de perderme cuando te fuiste.

De nueva cuenta, me reflejo en las historias más desgarradoras de una relación fallida, de una fatídica idea de una vida de ensueño, de nuevo corrigiendo el maquillaje que se corrió por las lágrimas que tienen nombre y apellido, lágrimas que reflejan en cada una, la escena del cuento que creía que teníamos. Se desboronó el cuento de hadas, se borró la sonrisa que pintabas en mí cara cada mañana, en su lugar dejaste un corazón vacío, y muy dolido, pues depositó en ti toda la confianza y todo lo que sabía sentir.

espera

Me haces falta, sí, extraño tu mirada clavada en mis ojos, tu mano siempre tomando la mía, tu confianza en mí, la seguridad que depositabas cada día, me hacías sentir poderosa, y que podía entregarte el mundo en un beso.

Y ahora, solo me queda el provocarme un “olvido obligado”, necesito desintoxicar mi cuerpo de ti, extirparte de raíz, pues aunque te juré amor, y que sería así para siempre, ese para siempre, me duró poco, pues me tocó enamorarme de una farsa, enamorarme de una estrella fugaz de la que no alcance ni a pedir el deseo a su paso. Me enamoré de un cometa que me cegó a su paso, me impidió ver como jugabas, como te divertías conmigo, me enamoré de la ráfaga de emociones que tenía estando a tu lado, misma ráfaga que solo dejó una estela de recuerdos, recuerdos que me inundan los ojos, me mojan las mejillas y me hace saludar a la soledad.

Aquí estoy obligándome a regresar a la realidad, pues me quede sin nada al arrebatarme la utopía de la que me aferraba con fuerza, solo me quedé con miedos, y tristezas, rompiste en pedacitos el corazón que latía por ti. Pisoteaste el corazón que soportó tempestades por verte bien, por verte entero y contento.

Pero sabes, no todo está perdido, pues rompiste mi corazón pero no te lo llevaste, así que, después de todo aun puedo volverlo a pegar, todavía puedo hacerlo latir, duele, y mucho, pero cada canción me hace recordar que siempre hay un nuevo comienzo, y este es el mío.

Pegaré una por una las plumas de mis alas, y volveré a planear cuando haya viento a favor, después de todo de esto se trata la vida, lo aprendí de una manera muy dura y dolorosa, pero esas lecciones son las que quedan para siempre. Te perdono por todo, no merecía tal maltrato, pero de corazón, se feliz y no vuelvas a toparte en mi vida.

lagrima

Te perdono todo, pero no olvido nada, aquí estoy reconstruyéndome, regenerándome, aquí estoy desintoxicándome de ti.

La vida poco a poco pone todo en su sitio, tu lugar es lejos de mí, ya lo entendí, y cuidado, en la ley de la vida cada quien tiene lo que se merece, tu no me mereces, no te deseo lo mejor, pues ya me tuviste y me dejaste ir.

 



     Compartir         Compartir