Una vez una amiga me dijo que toda mujer tiene al amor de su vida y al hombre de su vida. En mi caso yo encontré a los dos en un mismo hombre. Él era mi mejor amigo, mi confidente, me compañero, y el hombre con quien yo quería pasar el resto de mi vida.

Me entregue a él y fue algo maravilloso! Vivimos felices por varios años y después de tiempo me di cuenta que su forma de besar ya no era igual. Sus caricias no tenían la misma delicadeza de antes, y en sus abrazos ya no sentía la misma protección. Semanas después me dejo. Yo me convertí en una mujer fría y déspota. No quería saber nada de nadie, y especialmente de él. Pero jamás pude conocer el amor igual. Siempre lo recordaba y por más que intentaba olvidarlo no podía. Ya han pasado 6 años desde que me dejo, y sin embargo no dejo de pensar en él.

Regresó a buscarme e intentarlo de nuevo. Sin embargo no ponía nada de su parte para darnos otra oportunidad. Al final lo deje ir. Le dije que su egoísmo me detenía en poder encontrar la felicidad con alguien más. Me lloro, me rogó, se humillo (igual como lo hice yo con el), y  se arrepintió por haberme dejado.

6ba7b80341

Desafortunadamente nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido. Ahora soy una mujer LIBRE sin que nada ni nadie me detenga y se lo que valgo y no me doy el gusto de quedarme con cualquiera.

Por: Caro



     Compartir         Compartir