Aún recuerdo esos cielos grises en los que me quedaba como idiota mirando por la ventana, sollozando y sumergida en mis pensamientos, abrumada por la incertidumbre de mi futuro, extrañando incluso hasta en los momentos en los que peleábamos.

Aún recuerdo como pasaron los días que me parecían eternidades, soñando con tu regreso, desesperada por tener noticias tuyas. Como cargaba con el mundo entero, como tartamudeaba, como me sentía de indefensa al saber que ya no estabas.

forever-alone

Me refugie en el trabajo y en reuniones sociales solo para mantener mi mente ocupada, solo para olvidar mi soledad, para no tener que enfrentarme a ese infinito silencio que todas las noches me acosaba, y así comencé a hacer ejercicio solo con el afán de ya no pensar en lo que pudo ser y no fue, llegaba a mi casa exhausta, y así podía caer rendida, sin verme secuestrada por mis sentimientos y mis miedos.

Me levantaba temprano, salía corriendo a mi trabajo, del trabajo al gimnasio y del gimnasio a mi casa, los fines de semana aceptaba salir con quien me invitara, fueran amigas, compañeros del trabajo o algún pretendiente, no con la intención de sacar un clavo con otro, sino simplemente para distraerme.

Sin darme cuenta te deje de extrañar, te deje de pensar e incluso me olvidé de ti, descubrí que no necesitaba de nadie a mi lado para ser feliz, me agradaba salir y ahora había dejado de fingir mi sonrisa, no sé en qué momento pasó, pero mi vida cambio, descubrí que ahora soy auténticamente feliz.

nadie-supo

Por casualidad te encontré hace unos días y me dijiste que estabas arrepentido de haberme dejado, que lo habías reconsiderado, y que había algo nuevo en mí,  te parecía más radiante y atractiva, pediste otra oportunidad, prometiendo que esta vez  no me volverías a fallar, de pronto recordé el sentimiento de aquel entonces, en el que por tu partida tanto sufrí, como me hubiera gustado escuchar esas palabras en aquel momento, hubiera hecho cualquier cosa para escuchar lo que ahora me decías, pero en el presente no hicieron sentir nada, lo único que me inspiraron esas palabras fue terror de volverme a convertir en mi antigua yo, me gusta más la nueva versión de mi.

Hoy soy feliz sola, me siento segura de mí, incluso debo admitir que esos meses en el gimnasio han hecho más que solo distraerme, me han convertido en alguien más ligera, han mejorado mi figura y hoy me gusto más.

“No se puede dejar de sentir, pero siempre puedes decidir sentir algo nuevo”, hoy decido sentirme independiente, bella y feliz, no pienso quedarme sola por siempre, pero no volveré contigo de nuevo, prefiero darle la oportunidad a una nueva historia, a alguien que no conozca a la mujer insegura y triste que fui, alguien que me acompañe a vivir algo diferente, alguien que acepte el reto de estar con la persona que soy y sobre todo alguien que sea feliz solo y no me asigne la tarea de hacerlo feliz.



     Compartir         Compartir