El error más grande que puedes cometer 
es remover joyas de tu corona
para hacer fácil que un hombre la lleve.
Cuando esto pase, necesito que entiendas, 
¡no necesitas una corona más chica,
necesitas un hombre con manos más grandes! -Michael E. Reid

 

Actualmente la mujer ha cambiado a pasos agigantados, ahora demostramos vivir más felices al ser independientes, demostramos que solteras no es igual a disponibles y que no estamos para conformarnos con migajas, que si no nos han querer bien es mejor que nos quieran y asumimos que la libertad, es un estado de felicidad.

Nuestra fuerza y carácter no es algo fácil de digerir para un hombre, menos cuando este tiene actitud machista pues eso lo hace sentir intimidado aun cuando esa no sea nuestra intención.

Cuando un hombre se siente así, trata de minimizar a la mujer aun cuando esta sea aún más grande que él, le hace pensar que está por debajo o que es menos y este es un tipo de hombre que definitivamente no mereces, alguien como tú tan entera y valiosa, no merece ser sobajada por ningún macho, ¡ninguno!

¿Por qué la sociedad continúa haciéndonos creer que por ser mujeres debemos ser más dóciles, lindas y perfectas? Que pensamiento tan más estúpido y todo con el fin de supuestamente gustarle a un hombre pues se sigue creyendo que el tener pareja garantiza la felicidad ¡qué gran error!

Y para realzar la hombría y enaltecerlos como los fuertes y más valientes, a nosotras las mujeres se nos ha estereotipado, metiéndonos la idea de que valemos menos y podemos hacer o lograr menos cosas que ellos. Lo peor de todo es que aun a pesar de que no somos menos y tal vez tampoco somos más (porque existe una equidad), actuamos como si de verdad lo fuéramos, esto tan solo para agradarles, tan solo para ser elegidas por alguien, por no ser señaladas por la estúpida sociedad, ignorando que hagamos bien o hagamos mal nunca le habremos de dar el gusto a nadie y finalmente no estamos para complacer a nadie que no sea a nosotras mismas.

¡No agachemos más la cabeza! aprendamos a querernos y valorarnos. NACIMOS IGUALES y por ello no debemos ser menos libres y menos independientes. Basta de creer en el ¨menos¨ que nos han querido sembrar desde pequeñas.

Mientras que los hombres optan por jugar el papel de los ¨héroes¨ nosotras debemos aparentar ser las damiselas en apuros que desean ser rescatadas, pero ¿y si no quiero ser rescatada? ¿Y si puedo salir del lío por mí misma? ¿Y si deseo quedarme en el peligro hasta aprender, qué? tal vez por este motivo muchas mujeres continuemos solas, por esa autonomía y poder que no cualquier hombre puede hacer frente.

Es por eso que podemos concluir que hay mujeres que son más de lo que un hombre merece; más valiente, más libre, más independiente, más inteligente, ¡más mujer!

Recuerda que el quitarle joyas a tu corona solo para hacerla más liviana para un hombre, es un gran error. El hombre que te ame de verdad jamás intentará restarte tu valor, al contrario, él se sentirá orgulloso de la mujer que tiene a su lado, te ayudará a crecer e impulsará tu vuelo para que llegues muy alto.

Comprende siempre cuan valiosa eres y no aceptes menos de lo que en verdad mereces.

 

Autor: Stepha Salcas  (Diario De Una Bipolar)

Derechos de Autor.



     Compartir         Compartir