Parece que el dolor no pasará jamás, solo se adormece, parece ya no estar aquí pero cuando vuelvo a verte tan feliz lejos de mí el dolor vuelve a surgir y comienza a atormentarme de nuevo. Aún no sé lo que siento, no lo entiendo, solo sé que no he podido superar el que me hayas mentido, el que hayas puesto la palabra amor dónde no lo había. Aún me duele, aún los recuerdos me hacen caer de nuevo, me hacen desearte y extrañarte a cada minuto.

Los días que he pasado sin ti no han sido fácil, siento que cada uno al pasar han durado una eternidad, te necesito a mi lado. No me atrevo a decirte lo mucho que te extraño y todo lo que yo daría para que tú jamás te hayas apartado de mi lado.

Me duele el verte sin mí, el imaginarme en el lugar donde te encuentras, pienso y creo imágenes en mi cabeza que sigues pensando en mí al igual que yo lo hago. No puedo alejarme de ti a pesar de que lo he intentado, de verdad que lo he hecho. He tratado de silenciar las voces que me atormentan durante el día y construyen mis sueños. No puedo dejar de pensar en el hubiera y en un posible futuro, en la posibilidad de seguir a tu lado. Muero por conocer tus pensamientos, tus deseos y me duele pensar en que tus manos están tocando otra piel y tus labios posiblemente se entregan a otros con ternura y pasión, odio pensar en eso pero  mi mente está fuera de mi control. Mis días sin ti se han hecho pesados, se han hecho difíciles de sobre llevar. Mi días sin ti se vuelven cada vez más obscuros y en cada uno de ellos tú te alejas más de mí. Cada día que pasa es un paso más entre nosotros dos, nos alejamos. No quiero que compartas tu vida con nadie porque me duele pensar en que tú entregues todo ese amor que siempre desee a otra persona. Me duele cada vez que en mi mente comienzo a entender lo que un día sentiste dormí.

No encuentro que el que yo me encuentre aquí de nuevo esperándote, que me encuentro anhelando estar a tu lado y darte todo lo necesario para que seas feliz a mi lado y jamás vuelvas a irte de mí. No he podido encontrar a una persona como tú, una persona que me haga sentir lo mismo que tú me hacías sentir cada vez que me mirabas, cada vez que me tocabas. He decidido mil veces alejarme de ti y lo he conseguido, pero por momentos solo puedo desear estar cerca de ti de nuevo pero debo reconocer que el orgullo es aún más fuerte. Quisiera que fueras tú quién luchará por recuperarme, que hiciera todo lo posible por remediar la situación y comenzar de nuevo. Sé que no lo harás porque jamás fui importante para ti y a pesar del dolor que produce en mí estoy dispuesta a dejar que seas feliz aunque yo me este muriendo por dentro.

 

 



     Compartir         Compartir