Qué necia es mi mente, pues al querer olvidarte, comienzo nuevamente a recordarte, comienzo nuevamente a quererte

“Te borraría de mi mente, pero a mitad del proceso, vería de uno a uno los recuerdos que tuvimos, todos esos recuerdos que harán que mientras más te quiera olvidar, más querré que te quedes en mi mente, por que ahí es donde perteneces.”
— Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdo.

Si he de ser franca, todo esto es cosa mía, soy yo, que en realidad no te quiero olvidar, ni me atrevo a enterrar, todos esos momentos que hicieron que te quisiera cada día un poquito más.

Sí, tengo que aceptarlo, soy yo la que se niega a cerrar el ciclo, la que no tiene el valor para dejarte  marchar.

Si bien es cierto que es  necesario soltar el pasado para poder  avanzar, podrán entenderme los que aman, que no es tan fácil como pronunciarlo, que un amor no se borra del ama, así nada más.

 

Sé que debo dejar atrás el fatalismo, esta necedad de creer que algún día volverás, en el fondo sé perfectamente que eso no pasará, y sin embargo es una lucha interna que tantas veces me vence, me hace llorar.

Ya no quiero llorar, pero me basta cualquier pretexto para recordar todo aquello que nos hizo volar, todos los besos que hoy ya no me das, las caricias furtivas que nunca más me darás.

 

No, aun no soy tan fuerte para sacarte de tajo de mi mente… me voy resignando poco a poco a perderte, sé que debo ser paciente, darle espacio a mi mente para hacer otras cosas que la hagan ser de nuevo fuerte.

Quisiera tener la fórmula para sanar, pero será solo el tiempo el que me ayudará a olvidar; sé que poco a poco lograré superarte, que el día menos pensado, tu ausencia ya no dolerá.

No, no me aferraré a tu recuerdo más, necesito liberarme, recuperar mis ganas de reír, mis ganas de soñar…

Desterraré los recuerdos, los mandaré lejos, tan lejos como pueda, esperando que tu ausencia, no me lastime más.

 

 

 



     Compartir         Compartir