La llegada de un nuevo amor, es una de las cosas más divertidas y sensacionales que podemos experimentar porque el mar de sentimientos que provoca amar a alguien es infinito y en ocasiones puede crecer más conforme pasan los meses, pero otras veces se evapora de a poco, conforme pasan las semanas.

¿Hace cuanto tiempo que no nos besamos en las mejillas?

Ya hemos olvidado el lindo gesto que es darte un beso de manera sorpresiva en tu mejilla y cuando voltees robarte uno de tus labios, nos acostumbramos a limitar nuestras muestras de afecto.

Extraño esa sensación de empezar a amar a alguien, esa sensación que sucede cuando le abrazas y sin querer cierras los ojos, necesitas concentrarte para poder sentir la energía de su cuerpo que para ti, es perfecto.

¿Recuerdas esas veces que al pensar en él, tu boca sonreía sin querer? Esas sonrisas que se escapan de tus labios con sólo pensarle, me encantaría volver a sentir esas mariposas revoloteando en mi garganta, esas que te hacen vomitar palabras melosas.

No hace mucho que pasábamos por estas cosas, aún ahora que estamos juntos puedo decir libremente que he vuelto a enamorarme de ti. No porque haya dejado de hacerlo, sino porque un día desperté y me di cuenta de que podía amarte mucho más.

1k_tjm1kde.r695x430

Eres tan perfecto para mí, que aún con años de conocerte, mi corazón puede elegirte varias veces, y por cada vez que te elige se re-enamora de nuevo. Y me convierto en una victima dulce llena de flores y fantasías color algodón de azúcar. Todo porque puedo amarte las veces que el tiempo y la vida me lo permitan.



     Compartir         Compartir