No hay nadie que pueda decirme cuando debo y/o puedo ser feliz. La única persona que cuenta con todo lo necesario para otorgarme la felicidad que realmente necesito y estoy buscando soy y misma. Nadie puede darme una verdadera felicidad porque soy yo quien tiene todo lo necesario para ser feliz porque soy yo la persona que mejor me conoce; soy yo quien conoce mis suelos, mis mentas, todas esas cosas que quiero lograr en la vida y solo yo sé que es lo que me hace falta para lograrlas.

No estoy buscando a nadie para que pueda darme la felicidad porque sé que con o sin alguien puedo ser feliz solo es cuestión de proponérmelo y saber que es lo que se requiere para poder otorgarme la verdadera felicidad. Sé que no habrá nadie en el mundo que llegue a conocerme más de lo que yo me conozco porque soy solo yo quien sabe que es lo que hay dentro de mi corazón, que es lo que tengo dentro de mí y que es lo que me hace falta. Soy yo quien me conoce y quien sabe que es lo que puede derrotarme, tirando todo lo que soy.

No quiero a nadie a mi lado que me este diciendo como debo y tengo que hacer las cosas, no quiero a nadie a mi lado quien me diga como debo buscar mi propia felicidad o que es lo que debo dejar de hacer para obtenerla. No estoy dispuesta a dejar que nadie venga y coloque un tipo de huella en mí, un tipo de marca de propiedad para que pueda decirme que hacer y que no. Soy libre y me gusta serlo. Soy libre y sé que solo yo puedo abrir las puertas y cerrarlas detrás o delante de mí. No quiero que nadie llegue a mi vida a decir que es lo mejor para mí o que no lo es. Quiero ser mi único consejero, pero sobre todo quiero ser mi única inspiración; porque quiero ser yo quien me motive, quien me inspire para realizar todas esas cosas que aun me hacen falta por hacer y anhelo con toda mi alma. Quiero ser la única en mi vida quien se arriesgue por mí, quien me diga en el oído que puedo hacer todo lo que sea porque tengo lo necesario. Quiero ser yo mi propia motivación e inspiración.

Sé que las cosas no son fáciles y que en ocaciones todo mundo en algún momento anhela la compañía, anhela estar a lado de alguien quien pueda darle unas palmadas en la espalda para animarla a seguir adelante y quizá, en algún momento llegue a sentir esa necesidad de tener a alguien a mi lado, pero por el momento no lo deseo; por el momento no quiero amarrar mis sueños a alguien más. No quiero estar lado de alguien y que ese alguien en algún momento se convierta en alguien indispensable para mí; no quiero que llegue el día en el que ya no pueda caminar sola y necesite a mi lado a alguien porque deje que entrara a mi vida en algún momento y sin darme cuenta. Quiero seguir sola mi camino todo el tiempo que me sea posible…



     Compartir         Compartir