Todo el tiempo que estuve contigo pensé que estaría contigo por toda la eternidad porque pensaba que nunca encontraría a un hombre que pudiera tomar tu lugar, porque pensé que eras a la única persona que había amado con tanta intensidad, que serías a la única persona que amaría por toda mi vida. Ahora, ahora sé que estuve equivocada todo este tiempo.

Me engañe a mi misma creando historias hermosas dentro de mi cabeza, creando sueños e ilusionarme con un futuro a tu lado. Durante todo este tiempo solo me he visto a tu lado y cerré la puerta a todas las demás posibilidades. Ahora me arrepiento, claro está. me arrepiento por haber creado una idea cuadrada del amor y mi futuro. Me arrepiento por haberte entregado mi corazón y mi cuerpo pensando que toda la vida estaría haciendo, que toda la vida podría entregarme a ti sin ningún remordimiento, sin ninguna culpa porque sabía que tú eras mío y yo tuya.

Fue difícil abrir mis ojos y darme cuenta que me encontraba parada en una ilusión que con el tiempo tú serías el encargado de destruirla, de bajarme de la nube para ver como destrozabas cada una de esas historias, cada una de esas imágenes a tu lado. Nunca pensé que estaría un día parada observando pasar cada una de esas historias que me cree a tu lado, viendo irse ese futuro que pensé que pasaría y construiría a tu lado. Estoy en un momento en el que no puedo razonar en lo que quiere mi mente y que es lo que desea mi corazón. Sé que debo hacer y tomar la mejor decisión, una decisión que alivie el dolor que causaste en mí, que causaste con el adiós. Al momento de dejarte fue cuando desperté de este gran sueño, de la gran idea de permanecer a tu lado y me di cuenta que todo este tiempo no abrí mis ojos para darme cuenta de todo lo que pasaba a mi alrededor y que yo me encontraba en un sueño profundo y dulce. Ahora veo la obscuridad que se encuentra alrededor de mi corazón y de este amor que aún no puede terminar de morir. Es cierto, aún queda un poco de ese amor que me hacía pensar en pasar mi vida a tu lado. Quiero deshacerme de él de la misma manera como tú lograste deshacerme de mí, así, con una mano en la cintura sin dolor ni voltear para atrás.

No quiero volver a cometer el error de imaginarme a tu lado y pensar que eres el único hombre que puede hacerme feliz. Quiero volver a abrir todas esas puertas que un día cerré y causé que las oportunidades de darme cuenta que existen mejores personas que tú allá afuera y que no eres el único hombre en la faz de la tierra. Pude haberme dado cuenta a tiempo que iba en el camino equivocado pensando que la felicidad y todo lo que quería lo tendría a tu lado.



     Compartir         Compartir