Llevo ya varias semanas hundida en una nube espesa de dolor, una nube grande, negra, áspera, una nube que se esconde en mí garganta y es difícil de tragar. Ya son varias semanas que esa terrible nube lluviosa me impide ver que afuera sale el sol, que la primavera de la vida me está esperando.

Lo que más duele es aceptar que este panorama tétrico y hostil es lo único que me dejaste.

rain

Cierto es que fui feliz contigo, pero algo pasó, te fuiste y tal parece te llevaste mis ganas de sonreír, dejaste mis labios en forma de mueca torcida, mis manos secas, frías y extrañando tu espalda, dejaste un cuerpo adolorido acostumbrado al rigor del ejercicio del amor. Ahora ya no hay nada, no hay besos, no hay caricias, no hay ganas por la vida.

Dicen que el tiempo lo cura todo y como dice el buen Sabines, “espero curarme de ti”, ya no quiero fumarte y  mucho menos extrañarte.

Esta mañana no fue diferente, de nueva cuenta te busqué en el hueco de mi almohada, revisé mi móvil esperando una llamada, no había nada, ni en mi cama ni en el espejo había nada, no había nada de lo que me dijiste que era.

Al verme en el espejo, me di cuenta de todo lo que tengo que no quisiste, repasé lo que vivimos y me di cuenta que te di de más, que te di todo lo que tenía para obligarte a quedarte, pero el amor no obliga, no condiciona, no aprisiona y sobre todo, el amor no daña ni sobaja y eso fue lo que hiciste de mí. Me humillaste hasta que te cansaste, y sabes que, ahora la que por fin se cansó fui yo.

Me canse de esperarte, de llorarte de rogar tu regreso, quizá no sé que es lo que quiero, pero si estoy segura de lo que NO QUIERO, ahora sé lo que merezco, merezco que me amen con la intensidad con la que yo amo.

young love

“Merezco un amor que me quiera despeinada, con todo y las razones que me levantan de prisa, con todo y los demonios que no me dejan dormir.

Merezco un amo que me haga sentir segura, que pueda comerse al mundo si camina de mi mano, que sienta que sus brazos van perfectos con mi piel.

Merezco un amor que quiera bailar conmigo, que visite un paraíso cada que mire mis ojos y que no se aburra nunca de leer mis expresiones.

Merezco un amor que me escuche cuando canto, que respete que soy libre y que me acompañe en mi vuelo pero que no le asuste caer.

Merezco un amor que se lleve las mentiras, que me traiga la ilusión, el café y la poesía”.

“Mereces un amor: Frida Kahlo”



     Compartir         Compartir