Siento que esta vez me ha pasado como les pasa a muchas, un día son felices y se sienten estables, pensando que nunca nada malo pasará para que se les termine esa felicidad. Cuando menos lo esperas llega, llega ese día en el que te das cuenta de la farsa.

Una relación feliz que comienza de una mirada coqueta, platicas divertidas, encuentros casuales y finalmente un amor que nace de una amistad destinada precisamente a esto. Días que fueron felices, llenos de amor y ternura hoy se desvanecen ante mis recuerdos.

La cosas buenas no duran para siempre, todo acaba algún día. Yo vi como eras con otras chicas, pude ver como te gustaba estar más con otras personas y nuestro amor comenzó a ser tormentoso.

Peleábamos, gritábamos, nos decepcionábamos, nos heríamos y sobre todo, nos amenazábamos. Yo amenazaba con irme; a veces lo hacía. Tú amenazabas con todo, me condicionabas y me atabas a tus antojos.

Me siento más que harta de la situación en la que me encuentro, ya me he ido algunas veces, intento poner a prueba tu amor, pero antes de saber cual será tu reacción, ya estoy junto a ti de nuevo, porque tengo miedo que un día de esos, no hagas nada y yo sólo me vaya.

Pero hoy con todo y miedo, me voy. Porque no encuentro justa nuestra relación, te he visto mirar a otras, a veces me veo mirando a otros; ya no hay sentido en esto. Estamos juntos y yo no sé porqué, pero eso acaba desde hoy que encuentro valor al escribir esto.

3 tipos de lagrimas 22-10-13

Solamente necesitaba hablar conmigo, de una forma muy sincera y aquí estoy, siendo presa de mi repentina valentía, tomo lo que tengo que tomar de tantos pedazos de recuerdos rotos, limpio mis lágrimas y me despido.

Me voy y esta vez es para siempre, porque ya no hay sentido en estar juntos, ya hay no tiempo para poder perderlo en este capricho; me voy porque ya no hay sentido de valor, ni respeto, aunque me mires con esos ojos de seguridad, mírame bien, porque es la última vez.



     Compartir         Compartir