Fue difícil tomar esta decisión que sabía que me dañaría y que tal vez por un momento me arrepentiría. Pero después de pensar en todo lo que he vivido a tu lado, en todo lo que he tenido que soportar por un amor que ya no esta dejando nada bueno en mí, por un amor que tal vez ya solo sea una costumbre.

He decidido alejarme de ti porque ya no tienes nada bueno que ofrecerme, porque estoy cansada de ti, cansada de tu hipocresía y de tu mal trato. No quiero seguir estando a lado de alguien que no sabe valorarme, que no sabe tomar en cuenta todo lo bueno que hay en mí, todo mi potencial y valorar un amor que se le ha entregado de forma correcta, un amor verdadero no una mentira. Me voy de una persona que sabe lo que pierde pero que sé que su orgullo es más grande para reconocerlo, para detener mi huida, y no necesito que vayas detrás de mí, ya no necesito tenerte detrás esperando a que puedas llamarme, a que puedas decidirte a caminar a mi lado. Me voy porque estoy cansada de jugar, estoy cansada de esperar el cambio que ahora sé y estoy segura que jamás llegará porque sé lo que eres, sé lo que hay dentro de ti, sé cosas que los demás no pueden ver porque sabes ocultarlas bien, porque sabes disimular lo que hay dentro de ti y lo que te convierte en lo que eres, en la persona que ha provocado que me aleje de una historia que pudo ser la mejor que hayamos vivido, de una historia que pudo ser parecida a un cuento de hadas y que su final al igual que todas las historias de fantasía sería feliz, un final feliz.

Me voy no esperando ya nada de ti porque mis esperanzas se han acabado, sino que me voy reconociendo el tiempo que perdí a tu lado, todo ese tiempo que quise ver lo que no eras, que tuve la esperanza de esperar algo mejor de ti, algo que hiciera que yo me quedará, algo que te cambiará y te dieras cuenta en lo que te estabas convirtiendo. Ahora eres diferente, ahora eres ese hombre con el que jamás entregaría lo más valioso de mí, con el que jamás estuviera enamorada. Un hombre que no sabe más que mirarse en el espejo esperando aplausos y halagos de las personas a su alrededor. Un hombre que espera sentado y no es capaz de reconocer algo mejor que él. Dejo a una persona que no conoce la definición de justicia, de compañerismo, de humildad, de ayuda, de valores, de respeto, de dignidad y mucho menos de amor. Dejo a un hombre que esta cegado por su propio rostro y solo ve lo que le conviene, todo lo que trae un beneficio para él y que deja atrás lo que de verdad vale la pena. Dejo un a un hombre que jamás fue capaz de valorar a una mujer que estuvo siempre a su lado ofreciendo lo mejor de ella, que lo amo con todo lo que tenía y que ahora se va para no volver.



     Compartir         Compartir