Realmente es difícil expresar esto, ya que realmente creo que no hay palabras exactas que podrían definirlo, llegaste un día de la nada a liberarme de algo que me estaba carcomiendo lentamente en un mundo de oscuridad y dolor, me salvaste, no sé cómo…pero lo hiciste. Ahora entran en mis mil dudas sobre si hago bien o no al querer seguir con esto, ya que, así como me salvaste puedes hacer que vuelva ahí de nuevo.

Eres tan parecido a mí, tenemos tantas cosas en común, que realmente me aterra el llegar a sentir algo más por ti y no porque me vayas a dañar sino porque tengo miedo de amarte con locura y al final decidas irte. Dentro de mi estoy guardando a una fiera que muere por salir y gritarte que me estas volviendo loca, me temo que no se cuanto más pueda retenerla.

Últimamente has estado con mucha frecuencia en mis pensamientos, por más que trato de alejarte parece que haces lo posible para estar aún más presente en mí, la verdad no sé porque quiero hacer que te alejes, sé que solo tú puedes hacer que mis demonios se calmen, me haces ver las cosas distintas, cuando estoy contigo me siento en paz.

Me enseñaste que el pasado no importa, que los fracasos solo sirven para mejorar y que lo que realmente importa es lo que pasa ahora. Me pregunto si tendrás razón o solo lo dices porque eres un soñador y quieres pensar que cada momento debe ser único y mágico. Me recuerdas en cierta parte a mí, solía pensar así hasta que alguien me hizo dejar de creer, me pregunto si el destino te puso en mi camino para que volviera a creer.

No sé qué es esto que estamos viviendo, ni cuanto dure, pero estoy dispuesta arriesgarme y averiguarlo, al final es verdad eso que dicen: “Hay que preferir vivir y perder a no vivir nada”.

¡Carajo!… ¿Qué me hiciste?, ¿Acaso me liberaste de un infierno para meterme en otro? Ya hasta cursi sueno, pase de ser una chica “sin sentimientos” a una que no puede dejar de sentir. Me dejare llevar una vez más por mis emociones, espero no equivocarme.

Por: Ale Gzz



     Compartir         Compartir