Cuando me di cuenta que todo el tiempo que estuve tu lado fue tiempo perdido porque no me daba cuenta que no sentías lo mismo que yo  por ti. Fue muy difícil entender el por qué no podías amarme de la misma manera como yo lo hacia día a día. No me importaba nada más que estar a tu lado y demostrarte lo mucho que te amaba y lo mucho que deseaba estar a tu lado. No entiendo aún si era que no quería darme cuenta o en verdad no podía hacerlo, pero en fin, las cosas terminaron, las cosas quedaron descubiertas a mis ojos y pude darme cuenta por fin que tú no me amabas como lo hacia yo.

Perdón por mantenerme a tu lado tanto tiempo tratando de estar siempre junto a ti sin darme cuenta que tú no querías lo mismo; que en tu corazón no estaba el deseo de permanecer a mi lado y seguir fingiendo el sentir algo por mí. Perdón por no entender que no sentías nada por mí y seguir abrazándote, y colocarme entre tus brazos para sentir tu calor cerca de mí.

Quiero entregarte la libertad que siempre deseaste mientras estuve a tu lado si darme cuenta que querías estar lejos de mí porque querías buscar tu propio camino sin mí. Acepto la despedida y sé que te mereces la libertad así como yo me merecía saber la verdad y dejar de estar ahí perdiendo mi tiempo; perdiendo sonrisas y besos que no debí entregarte demostrando todo el amor que sentía por ti. Te extrañaré y no te lo negaré porque formaste una parte importante en mi vida y porque fuiste tú quien me hizo en algunos momentos una de las mujeres más felices de la tierra, aunque ahora sé que esa felicidad solo fue gracias a la fantasía que me cree estando a tu lado. Te extrañaré, lo sé y no sé por cuanto tiempo lo haré no sé por cuanto tiempo estaré pensando aún en ti y en todos esos momentos que viví a tu lado. Fue muy difícil dejarte ir y dejar ir contigo todos esos sueños, todos esos planes que hice a tu lado y que con ansías tanto esperé. Fuiste un gran pedazo de mi vida pero a pesar de eso no te mereces un espacio en mi mente y en mi corazón, sino que te mereces alejarte de mí, dejar mi mente tranquila y libre para dejar el espacio a esa persona que si estará dispuesta a demostrarme amor como yo lo estaré de entregarle el mismo y mucho más amor que te entregué a ti.

A pesar de la despedida me encuentro entusiasmada de esperar a la persona correcta, a esa persona que si estará dispuesta a entregarse en cuerpo y alma. Me despido de la manera más sana entendiendo que las cosas que nos e dieron entre nosotros se podrán dar con esa persona que fue hecha y creada para mí, esa persona perfecta que me está esperando en algún rincón de esta tierra.



     Compartir         Compartir