Todo terminó, lo sé, ya no hay marcha atrás y no quiero que la haya porque ahora estoy dispuesta a ver hacía adelante a pesar del pasado.

El futuro es muchas veces menor valorado que el pasado, ya que las personas buscan siempre ver y recordar el pasado antes de mirar al futuro. Siempre que existe alguna ruptura sentimental no la pasamos mirando aquellos momentos que nos recuerdan a aquella persona que amamos tanto, pero no nos damos cuenta que tenemos la oportunidad de mirar hacía el futuro y comenzar a mejorar nuestro futuro a pesar de que esa persona no este a nuestro lado.

Estamos atentos a todas esas cosas que nos lastimaron pero no recordamos que la vida sigue a pesar de los problemas. Nos acordamos de esas cosas que nos hirieron y las recordamos a diario, pero no recordamos que nuestro futuro es el que forja el camino. Debemos de poner nuestra mirada en el futuro porque es él quien forja el carácter y quien permite el olvido si nosotros lo deseamos.

Debemos dedicarnos a mejorar cada día nuestro futuro para nosotros mismos, sin pensar en nadie más, sino que debemos pensar un poco más en nosotros mismos y en lo que de verdad deseamos dejando de lado por un momento las necesidades que no sean nuestras, claro, tratando de no convertirnos en personas egoístas que al final solo piensan en sí mismas. Debemos buscar nuestro propio camino tomando en cuenta nuestras necesidades, nuestros pensamientos y nuestros deseos. Encontrar un equilibrio para mejorar nuestra vida, pero a la misma vez no debemos dejar de pensar en los demás. Suena complicado, pero es necesario que entendamos que el futuro tiene más valor que el pasado porque el pasado no volverá y el futuro siempre será nuestro siguiente paso, un paso que será subir un escalón o bajarlo.

El futuro puede darnos un poco de miedo, pero cuando lo construimos lentamente, pensando cada paso que damos y siempre tomando en primer lugar lo que deseamos de verdad, el futuro no tiene razón para espantarnos, al contrario debería ser una motivación para cada uno de nosotros. El futuro es el próximo y siempre debemos estar al pendiente de él y siempre tratarlo con mucho cuidado. Cuidar de nuestro presente para no echar a perder ese futuro que nos aguarda. Poner atención en mejorar para nosotros mismos y no perder el tiempo con pensamientos que no deben interesarnos, ni perder el tiempo trayendo constantemente el pasado que solo nos recuerda lo que ya fue y no volverá.

Dejemos de poner atención a todas esas cosas que no nos sirven en la vida, en todas esas cosas que solo buscan llevarnos al suelo. Dejemos de pensar en todas esas cosas que nos lastimaron, en todos esos momentos que nos llenaron y nos siguen llenando de tristeza. Ya no debemos traer a nuestra mente cosas que hacen que retrocedamos sino que debemos llenarnos de entusiasmo y motivación al pensar en nuestro futuro y en todas esas cosas que están por llegar…

 

 



     Compartir         Compartir