No puedo negar que me cuesta entender porque te fuiste, éramos un tipo de amor distinto, llegaste a mi vida cuando todo estaba en tinieblas y con tus palabras y detalles supiste llenar el vació del desamor.

Al principio todo fue como un cuento, pero poco a poco comenzaron tus engaños siempre los justificabas con tu falta de madurez y yo lo entendía porque eras menor que yo y había pasado por esa etapa.

Es increíble como sentí como te ibas de mi cada día, comenzaron tus amenazas que te irías, pero no entendías que me habías llenado de dudas. Cuando decidiste irte comenzó mi verdadero infierno, me humillaste día con día, cuando estaba bien regresabas me ilusionabas y te ibas.

Fue tan fácil hacerme tanto daño y al final culparme, es tan difícil ver como ahora haces tu vida con ella, con la mujer con la que me engañaste, duele ver cómo eres feliz sin mí. Aún recuerdo cuando me dijiste que te habías dado cuenta que existía una “mejor” vida después de mí, y sabes? siento impotencia y decepción pero de mi por aun amarte tanto, por llamarte solo para escuchar tu voz y escuchar la de ella.

No sé qué sentirás, ni que pasara más adelante, solo quiero superar esta etapa que está acabando con mis ilusiones.

separacion-600x400

No quiero seguir esperando que vuelvas, porque lo más probable es que no lo hagas y si lo haces será muy tarde, ya nada será igual pues lamentablemente heriste cada rincón de mi ser.

Desearte mal, NO, ya no lo haré. Cada quien paga su cuenta a la vida, simplemente te deseo que el karma no te alcance y sobre todo que nunca llegues a extrañarme pues sé que te dolerá y no estaré ahí para ti.

Mas sin embargo no te preocupes, que con esa alma de hierro y tu carencia de sentimientos puros no pasara. Porque algo aprendí de ti, que a los corazones fríos no hay que entregarles nada.

Firma:

Tinieblas.

 



     Compartir         Compartir