A cuántas no nos pasa ya, que hemos llegado a desarrollar un sexto sentido, si, el sentido de las mentiras, ese que nos hace poner los ojos en blanco o hacer un gesto de desaprobación cuando un hombre nos dice algo, algo que por supuesto sabemos de sobra que no es verdad pero que la mayoría de las veces fingimos creer para ver hasta donde son capaces de llegar.

Por supuesto también nos pasa que cada que nos dicen algo nos cuestionamos mentalmente si estará siendo sincero, y es que lamentablemente como dice el refrán ¨echa fama y échate a dormir¨, han sido ellos mismos quienes nos han hecho llegar a este punto en el que ya nada podemos creerles.

boys_for_men_by_bittersweetvenom-d3juski

Creo que ha sido falta de tener los pantalones bien puestos. Y es que decir la verdad requiere de mucha fuerza y valentía, algo que por supuesto han demostrado no tener. ¡Excusas, excusas y más excusas! Porque será que al final terminan escudándose con frases como: es que no te quiero perder, lo hice por los dos, no sabía lo que hacía, estoy muy arrepentido, lo hice porque te quiero, tu eres la única que me importa, bla bla bla. ¡Tontas frases infantiles! Quieren quedar como superhéroes y terminan quedando como super idiotas. ¿En verdad nos creen tan ingenuas para tragarnos cada una de sus palabras? Creo que finalmente los que terminan pecando de ingenuos son ellos. Y es que han trillado tanto sus mentiras que nos las sabemos a la perfección, ya no es fácil que jueguen con nosotras y la que termina creyéndose alguna mentira es porque ha decidido que esa mentira la hace ¨feliz¨ pero de sobra sabe que miente.

Es fácil detectar a los mentirosos, a continuación te comparto unos tips para que estés alerta.

  1. Sus manos no puede permanecer quietas: cuando trata de darte una explicación no puede parar de mover las manos. Ya sea que se toca el cabello, la cara, agarra algún objeto que manipula desesperadamente o hace mímicas con ellas mientras habla. Esto es porque tus preguntas lo ponen ansioso y nervioso y desea a toda costa que el interrogatorio termine lo antes posible, pues ya no sabe que más inventar porque tu no pareces muy convencida de su versión.
  2. Ríe como si le hubiesen contado un chiste: esto es porque se encuentra sumamente nervioso, a mitad de la discusión o de alguna explicación suelta esa ¨risita tonta¨ que le quita toda la seriedad a la conversación. Deberías anunciarle que deseas saber el chiste, así podrán reír juntos y si no, ¡que te diga la verdad!
  3. Traga saliva constantemente: el tragar saliva o mojar sus labios con frecuencia es una señal de que te está mintiendo, todas las palabras para lograr convencerte se le acumulan en la punta de la lengua, duda si le has de creer pero se prepara para soltar una larga lista de mentiras, inclusive suele hacer pausas y es que esta pausa la usa para pensar en qué próxima mentira te dirá.
  4. Su mirada se centra a su derecha: si un hombre te miente puedo asegurarte que jamás te ha de mirar fijamente, además, debes estar alerta si fija su mirada hacia la derecha y es que esta es señal de que está usando el hemisferio derecho de su cerebro, el cual se centra en la creatividad, si, procura ser ¨creativo¨ en eso que te ha de decir para lograr convencerte.
  5. Sudoración inexplicable: sus manos se humedecen o su playera comienza a teñirse de otro color debido a la sudoración o tal vez en su frente aparecen pequeñas gotas de sudor sin importar el clima, ¡alerta! la situación le está resultando incomoda y complicada, se siente acorralado y es por ello su reacción.

pinocho

Ahora ya conoces algunas de las muchas señalas que te pueden ayudar a determinar si un hombre tiene el síndrome de pinocho, y es que también puede suceder que titubeen al hablar, que den vueltas caminando en un mismo lugar, que no tenga coherencia lo que habla o que inmediatamente recurra al contacto físico cuando le estés cuestionando.

¡No te dejes engañar! No caigas en juegos ni en el ¨prefiero una mentira que me haga feliz¨ porque definitivamente ninguna mentira hace feliz y eso te lo hará ver el tiempo. Creo firmemente que un hombre que ama de verdad, un hombre que se llega a enamorar no tiene la necesidad de mentir porque lo último que quiere es perder a la persona que tiene a su lado. Y mientras llega el hombre indicado, cuídate de los malditos mentirosos que no los tienen bien fajados. Sé más astuta que ellos y eso te ayudará a encontrarte con quien de verdad te ha de merecer. ¡Suerte!

¨No hay energía peor usada que sostener una mentira o insistir en un error. Hay personas que por no admitir que se han equivocado, viven equivocadas y por mostrarse fuertes, viven sin fuerza¨ 

Autor: Stepha Salcas



     Compartir         Compartir