No te quedes ahi sentado y levántate a cambiar tu vida y conseguir todas esas cosas que anhelas en ella. No te quedes sentado con los brazos cruzados esperando que todo caiga cerca de ti y esperando que los demás puedan hacer las cosas por ti. Para conseguir todo eso que quieres alcanzar necesitas esforzarte y quitarte del camino todas esas cosas e incluso personas que te estorben y no te permitan alcanzar tus metas. Lucha por tus sueños porque ten la certeza de que nadie más lo hará por ti.

No te quedes mirando como los de tu alrededor se levantan y luchan para tomar lo que les pertenece, sigue su ejemplo y comienza a trabajar lo necesario para cumplir tus sueños y ya que los tengas sigue luchando para que nadie más pueda arrebatarlos. Piensa con cuidado tus tácticas y movimientos que tendrás que realizar para conseguirlos, ten cuidado donde vas a pisar y con quien te encuentras para que nada ni nadie pueda estropear lo que has hecho para cumplirlos. No busques ayuda cuando sabes que no la necesitas, cuando sabes que la única persona que puede hacerlo eres tú. Pero cada vez que te sientas solo y que tus fuerzas se terminan y sepas que necesitas ayuda para volverte a levantar entonces en ese día busca a alguien apto para estar a tu lado pero, observando con cuidado que se alguien sea puro de corazón y que sepas que te ayudará sin pedirte nada a cambio.

No te preocupes si llegarás o no a la meta porque el camino que habrás recorrido no será tiempo perdido, sino que será un tiempo de conocimientos y aprendizajes para hacerte más fuerte y para enseñarte a levantarte cada vez que caigas. Lucha, lucha y nunca dejes de luchar por lo que quieres, arrebata tus sueños y hazlos tuyos pero sobre todo hazlos posibles porque al final nadie querrá hacer algo para ti porque estarán demasiado ocupados buscando alcanzar sus propios sueños. Muchas veces las personas nos convertimos en humanos egoístas pero en ocasiones eso es lo mejor, lo mejor es buscar tus propios beneficios, aunque claro, tratando de no pisotear a nadie más, tratando de no subirte en alguien más para poder avanzar, juega limpio, siempre tienes que saber jugar limpio y poder llegar con honor a la meta.

Siempre mira hacia adelante y no pierdas el tiempo intentando buscar en el pasado porque todo lo que se encuentra detrás de ti ya o existe en el ahora, porque todo lo que quedó atrás y no te siguió en el camino es que no debería estar a tu lado ¿entonces para que buscarlo? Abre muy bien los ojos y busca tu propio camino siempre pensando en que sigues avanzando y en las fuerzas que tienes para no parar, para no estancarte y al final decir “ya no quiero más” porque será difícil, muchas de las veces te sentirás cansado, pero en esos momentos no te rindas, sino que debes tomar más fuerzas para pasar ese tiempo de angustia y seguir avanzando pensando siempre en la recompensa del camino, en tus sueños y metas por los que estas luchando y que algún tendrás en tus manos.

 



     Compartir         Compartir