Cuantas personas conocemos que guardan sus sueños en un cajón o tras que los reprimen unas que hablan de ellos día y  noche pero no les ponen fecha de cumplimiento y  otros más que nunca quisieron soñar.

Hasta hace un par de años mi vida no tenía un objetivo claro cómo le pasa a muchas personas que transitan este mundo bien dicen que el oficio de vivir es muy complicado y cuando uno está aprendiendo ya hay que partir mi vida asido muy fácil gracias a las circunstancias de mi entorno y por lo tanto creo que no había dirigido mi vida a un propósito específico pero  todo cambio el día que Jemr  llego a mi vida una joven hermosa con grandes ideales y muchos sueños por cumplir unos inconclusos y uno que otro sueño roto la verdad cuando la conocí nunca creí que podríamos hacer mancuerna ella con tantas ganas de vivir, luchar, cumplir metas y yo tan apático con la vida sin una sola ilusión por realizar pero al estar con ella mi vida se transformó de tal manera  que cada mañana amanecía con la intención de ser un mejor ser humano en todos los aspectos de mí vida.

Ella llego a complementar mi vida despertar en mi sueños muertos sembró ilusiones en lugares que parecían  áridos  y me ayudo a redireccionar mi vida, hacer las paces con el pasado.

Cuando me hablo de sus sueños me confió su más grande deseo en la vida era hacer un viaje por la república Mexicana de Quintanarro  a Baja California Norte o viceversa el punto de partida no importaba  pero debería ser  en un Volswagen Sedan comúnmente conocidos como vochos escarabajos etc. Pero con ciertas características debería ser del año de 1968 de color naranja mandarina con rines deportivos, llantas anchas  canastilla para las compras del camino y por ultimo un buen  estéreo para hacer más amenas las horas en carretera

En esa ocasión no le dije nada solo me concentre a escucharla y ver su entusiasmo cuando planeaba su itinerario  no les miento me contagio esa idea de libertad y después de varios meses de pensar y repensar la idea tome la iniciativa que hiciéramos realidad ese viaje bajo esas condiciones así que puse manos a la obra sin decirle nada me di a la tarea de conseguir el vehículo del año 68 y color naranja mandarina si me preguntan cuál es el tono mandarina ni idea pero eso no era problema pasando unas semanas  compre el carro pero de color negro se pintó y se restauró con algunas modificaciones para que pudiera sobrevivir a un viaje tan largo.

superthumb (1)

El día de nuestro aniversario la lleve a cenar al taller donde me entregarían el auto ya se imaginaran cuantas preguntas me formulo por el lugar, se extrañó mucho pero nunca se imaginó porque estábamos en ese sitio, terminando la velada apareció la persona que se encargó de dirigir la restauración  se acercó para entregarle las llaves e invitarla a que prendiera su escarabajo que estaba en el patio atónita Jemr no sabía que estaba pasando cuando vio su vocho como cariñosamente la llamaba me abrazo tan fuerte que me dejo sin aire y me dijo que estaba lista para recorrer el país conmigo y todo lo que tuviera de vida para estar juntos.

Y comenzó nuestra aventura en ese recorrido que nos llevaría meses en terminarlo pero nos dejaría años de aprendizajes miles de anécdotas y la soberbia de presumir que por lo menos una vez en la vida hicimos lo que quisimos.

Por: Paco Alderete.



     Compartir         Compartir