Los peores y mejores días de mi vida los he pasado a tu lado. No sé como debo explicar todos los sentimientos que cada día se enredan dentro de mí. No sé como sacar todas esas palabras que se hacen nudo dentro de mi garganta y tratan de salir para expresarse de la mejor manera. Es difícil entender todo lo que está dentro de mi corazón y quisiera entender todas estas cosas que me llenan de recuerdos especiales y de tanto terror. Tengo miedo de haberte pedido para siempre y tengo miedo de jamás recuperarte porque a pesar de todo lo que paso, y a pesar de que ambos tuvimos errores debo reconocer que se hacen polvo a lado de este sentimiento que me ha enseñado a valorarte y que me ayuda a seguir de pie a pesar de los tropiezos que me han provocado tu propio pie.

No puedo dejar de amarte porque simplemente estaba escrito dentro de mi destino toparme contigo, enamorarme y entregarte todo lo que estuviera en mis manos. Así es, me enamore y sin darme cuenta ahora no puedo vivir lejos de ti. Me duele pensar que estarás ahora lejos de mí y que en algún momento tendrás a tu lado a alguien que si amarás y si sabrás valorar. Me dolería darme cuenta que alguien si pudo robarte tu corazón y entregarte el suyo. No sé como explicar los sentimientos que se entrelazan dentro de mi corazón. En mi corazón no hay odio y espero nunca exista, pero existe el amor que te entregue, la dignidad y el valor para entender que todo se acabo y que quizá nunca volverás.

Sé que las cosas llegan a obscurecerse en varias etapas de nuestra vida y que hay personas que a pesar de que crees conocerlas pueden sorprenderte en el camino. Sé que hay cosas que no van a cambiar y es lo que me da el valor de alejarme de ti porque sé que ya no habría nada que perder y mucho menos nada que pudiera apostar por ti porque no valdría la pena. No cambiarás ahora lo sé y a pesar de que me costó trabajo asimilar que ya no estarás cerca de mí y logre adormecer mis sentimiento spa que mientras te vea partir no sienta dolor en mi corazón, para que sepa asimilar el paso del tiempo mientras los dos entregamos nuestros años a esta tierra sin que nos permita parar el tiempo y que se nos permita permanecer por siempre, pero no es así y quizá nunca lo será. El tiempo se nos va, nos hacemos viejos y los años se nos están yendo como agua entre las manos. No puedo retrete, no quiero ni debo hacerlo pero también quiero que sepas que es difícil seguir viviendo así y tratar de entregar un corazón que lamentablemente ya no me pertenece.

Es momento de seguir mi vida y quedarme con todos esos recuerdos que me has dejado. Te amo y quiero entregarte mi vida, pero también he comprendido que me amo a mi misma y que e justo que me detenga y vea un poco más por mí, solo por mí.



     Compartir         Compartir