Un estudio encontró que los hombres experimentan mayor dolor emocional tras una ruptura amorosa que las mujeres.

Algunas relaciones terminan con peleas. Otras con llantos. Otras con sexo. Algunos con insultos verbales (o platos rotos). Cualquiera que sea el caso, los rompimientos pueden ser más feos que los programas de Laura Bozzo.Vamos a enfrentarlo: un rompimiento muchas veces produce un gran desastre. Así que ¿cuando la cosa naufraga, quién lo enfrenta mejor?. Sorpresa: al parecer, la mujer.

Varios estudios muestran que los hombres experimentan más depresión, angustia y ansiedad después de los rompimientos que las mujeres. Los hombres pueden aparentar ser más duros que un bistec recocinado luego de romper con la chica, pero la verdad es que pueden estar menos consistentes que la gelatina.

tumblr_mr090yYJVh1rk7rw6o1_500

Aquí está el por qué algunos hombres en general se deshacen en estas situaciones:

Los hombres enmascaran el dolor

Cuando un hombre es abandonado, su primera reacción es ya verá. Lo que hace normalmente: toma con los amigos. Es más, el 26% de los hombres piensa que la reunión post abandono debe terminar en borrachera, según una encuesta hecha en EE.UU.

Pero los tomadores son ahora la minoría. El 36% piensa que un hombre debería ver a su nueva ex, sonreírle y agradecerle. La cosa es que ambos tipos de reacciones son exactamente lo mismo: enmascarar los verdaderos sentimientos. Los hombres no pueden manejar el daño, la ira o el abandono. No es hasta que pasa su reacción inicial que los hombres lamentan la pérdida de la relación.

Las mujeres tienden más a llorar después del rompimiento, y también tienden más a hablar claramente cuando terminan una relación, según estos estudios. Así, las mujeres enfrentan la pérdida de una relación con la cabeza erguida, y la expulsan de sus sistemas más rápido. Muchos hombres tienden a reprimir su reacción, así que tardan más en recuperarse.

Los hombres tienen menos amigos

Una de las razones por las cuales las mujeres pueden recuperarse más rápido que los hombres con los que rompen es que ellas tienen una impresionante red social en qué apoyarse. Las investigaciones indican que los hombres dependen de las relaciones amorosas para intimar emocionalmente y obtener apoyo social, mientras que las mujeres son más propensas a recurrir a la familia y a las amigas para satisfacer estas necesidades. Madres, hermanas, amigas, peluqueras mientras a más gente ella le cuente la historia acerca de cuán patán fue él, mejor se sentirá.

Un hombre, por otro lado, se cierra. Con frecuencia, se encoge de hombros, toma un trago y trata de convencerse a sí mismo que no se encuentra afectado. Esto, hasta seis meses después, cuando a la una de la mañana y luego del cuarto whisky confiesa a sus amigos que todo lo que quería era que ella regresara.

Los hombres odian comenzar de nuevo

Después del rompimiento, un hombre puede sentir un inicial y excitante surgimiento de futuros prospectos. Pero después de tres, cuatro o dos docenas de citas, se da cuenta que va a tomar un largo tiempo alcanzar el nivel de comodidad que tenía con su ex. Las investigaciones realizadas en la Carnegie Mellon University sugieren que las mujeres se adaptan mejor al final de una relación porque ellas ya habían considerado la real posibilidad de terminar, mientras que típicamente los hombres no están preparados para ello.

Ya que ese sentido de seguridad emocional no puede ser la única razón para permanecer juntos, esto hace que él también se de cuenta que era muy afortunado por tener una mujer como ella. Mientras tanto, ella ya está en movimiento. Y quizás el único momento en el que tenga la guardia lo suficientemente baja como para admitir la verdad emocional es cuando esté borracho llamándola por teléfono. Y ya será muy tarde.

Los hombres idealizan las citas

Muchos rompimientos son una reacción refleja a lo que el hombre percibe como estancamiento: está aburrido con los mismos restaurantes, los mismos argumentos, el sexo repetitivo. Una vez que esté de vuelta en el mercado, piensa, estará pasándola en grande y viviendo una buena vida. Después del rompimiento, sin embargo, rápidamente se da cuenta que la vida de soltero no es sólo champán y extrañas semi desnudas. Es trabajo.

En vez de la excitante escena del bar, encuentra que ha perdido la intimidad de su pasada relación. Estudios muestran que las mujeres constantemente evalúan a los hombres en los aspectos sociales, sexuales, intelectuales y de intimidad, y las mujeres son frecuentemente más rápidas que los hombres para darse cuenta que la intimidad es la que da las bases de una relación larga y no los jugueteos sexuales.

Fuente: Web del Hombre



     Compartir         Compartir