¿A cuántas no nos ha pasado el conocer a un hombre lindo y encantador?, uno que para conquistarnos se muestra como el hombre más caballeroso, educado, respetuoso, sincero, detallista y un sinfín de cualidades que con el tiempo desaparecen, ¿Por qué?, simple y sencillamente porque para obtener lo que quieren se disfrazan de algo que muchas veces ni siquiera están cerca de serlo y al conseguir aquello deseado no tienen más interés en mantener una farsa.
¨Verbo mata carita¨… cuanta verdad hay en esta frase y no es que no nos gusten los hombres atractivos, lo cierto es que uno que logre atarantarnos con palabras ya sea que estas sean dulces, amables y sobre todo nos halaguen, siempre pero siempre sumará más puntos. Esto porque mientras los hombres son más visuales, las mujeres somos auditivas.

2

Pero la pregunta es, ¿Cuál es la necesidad de mentir?
Yo creo fielmente en la igualdad entre hombres y mujeres. Y de igual forma tenemos las mismas necesidades. Por ello no veo el afán de mentir con tontas palabras que están muy lejos de sentir. No veo por qué fingir incluso sentimientos.
¡Señores! lamento informales que un hombre falso y mentiroso es lo más patético y vacío que pueda existir.
No hay nada mejor que un hombre que se muestra tal cual sin caretas. Que te pone las cartas sobre la mesa y te da la ventaja de decidir el comenzar la partida o dar por terminado el juego. Un hombre que es sincero, directo y no se anda con ridículos rodeos.

3

¨Un hombre lobo y no un lobo con piel de oveja¨… ¡Eso quiero!
La diferencia entre ambos es que el hombre lobo no teme de su personalidad, él se muestra tal cual; sabe que si es rechazado en el río hay muchos peces más. Te gana siendo detallista, divertido, pervertido y caballero. Con él sabes a lo que te atienes porque le gusta hablar de frente. Y aunque es todo un galán, no es un hombre imposible de enamorar, sabe en qué momento se debe estacionar.
En cambio el lobo con piel de oveja no es más que un niño tonto que va por ahí rompiendo corazones. Dando falsas ilusiones. Es el típico chico que se muestra perfecto. El príncipe azul salido de un cuento. El que te derrite tratándote como una dama y en sus intenciones solo está el llevarte a la cama. Y apenas consigue su objetivo se marcha sin importarle el caos que haya causado. No le importa el cuanto te hayas enamorado, si su misión se ha concretado reinicia el juego con su siguiente víctima, a ti te ha descartado.

4

Este tipo de hombre suelen ser aquellos inmaduros, egocéntricos que no piensan más que en sus necesidades. Son tan temerosos y se sienten tan vacíos que el lastimar les da un poco de seguridad. A ellos les gusta sentirse amados pero no saben amar y apenas comienzan a sentir, salen huyendo, porque para ellos el ser feliz es estar en libertad.
Creo que la verdad siempre será mucho mejor que cualquier mentira. La sinceridad es y será siempre el arma perfecta para acabar con los corazones rotos. ¡Sean hombres! Y expongan lo que buscan. No enamoren y empalaguen con sus frasecitas de ¨amor¨. No expresen lo que realmente no sientan. ¡Sean honestos con ustedes mismos! No vendan amor contando cuentos chinos. No se disfracen de encantadores si van a resultar siendo de los peores. ¡Utilicen la cabeza para pensar! No hagan un mal a alguien que los pretende amar.


Si solo buscan divertirse habrá quien quiera lo mismo. Si son hombres ¡dejen de comportarse como un niño! Si rompen un corazón no huyan como cobardes. Si son descubiertos no se victimicen con su ayer, pues nada justifica lo poco hombre que algunos pueden llegar a ser.
El príncipe azul solo existe en los cuentos de princesas. Y príncipe azul es sinónimo de lobo con piel de oveja.

¨Yo prefiero un hombre lobo… que me vea mejor, me escuche mejor y me coma mejor¨. Y tú, ¿qué prefieres?

Autor: Stepha Salcas



     Compartir         Compartir