Todos hemos tenido alguna expectativa de la persona que queremos a nuestro lado, de esa persona a la que le queremos entregar el alma entera, con la que queremos compartir lo mejor de nuestras vidas, con la que queremos vivir eternamente. Es muy difícil encontrarla y es difícil darte cuenta que son muy pocas las posibilidades de encontrar tu media naranja. Durante todo el transcurso nos topamos con millones de personas, pero sin embargo podemos durar años en encontrar aquella persona que nos llenará la pupila. Algunos tienen la dicha de encontrarla y disfrutar de todo lo que llegaron a imaginar con la persona indicada, pero hay algunos otros que no han corrido con la misma suerte. Hay veces que solo es cuestión de esperar, y aunque no es fácil la espera y a veces en la misma espera podemos abrirle las puertas a las personas equivocadas, con personas que permiten y provocan que el corazón tome decisiones precipitadas.

Cuando se encuentra a la persona indicada es fácil identificarla (bueno, llega a ser fácil) porque con esa persona puede llegar lo que sea y siempre estarás bien, con esto me refiero a que pueden llegar momentos difíciles que junto con esa persona puedan pasar inadvertidos o pueden llegar momentos que llenen y regocijen el corazón de ambas partes. Puedes sentir la conexión, puedes sentir como te unes en un solo ser con esa persona porque pueden complementarse el uno con el otro, aunque eso no quiere decir que todo llega a ser perfecto, porque dentro de todo eso pueden encontrarse peleas, malos momentos, lágrimas tal vez, pero lo importante es que sepan pasar todas esas pruebas uniendo su amor que los ha llevado hasta ahí. Se identifica porque esa persona permanece ahí a pesar de todo, a pesar de la distancia, a pesar del dolor.

 

Una persona que te haga sentir especial.

 

Cuando se encuentra a esa persona se puede sentir en el corazón al momento de tocar su mano, al momento de unir los labios. Los defectos se convierten en virtudes, los demás pueden identificar los defectos de aquella persona, pero tú no logras verlos de la misma manera, de hecho ni lo notas. Suelen tomar el mismo camino porque tienen a la vista el mismo destino. Se puede sentir la protección, puedes llegar a confiarle hasta la vida a esa persona porque sabes que la mantendrá a salvo, sabes que esa persona cuidará de ti de la misma manera en la que deseas cuidar de ella, porque todo debe ser de manera recíproca y de esa manera puedes darte cuenta que esa persona te ama si es que tu la amas a ella.

Todos podemos ser engañados, todos podemos cometer el error de aceptar a la persona equivocada y volver al principio de la búsqueda, porque sabemos que llegará, no sabemos cuando, pero sabemos que si esperamos acompañados de la paciencia podremos almacenar todo ese amor, todas esas ilusiones y sueños para hacerlas explotar cuando se llegue el momento. Solo es cuestión de esperar y estar alerta para algún día decirle a esa persona ‘Eres todo lo que imaginé’.



     Compartir         Compartir