La distancia fue amiga y enemiga; amiga porque en un momento sabía perfectamente que eras tú lo que quería y que no dejaría que esto muriera, pero enemiga después al darme cuenta que a pesar de que sólo parezcan algunos kilómetros, hay mucho más que nos separa.

Mis ideales cambiaron y eso no es malo, porque a este punto hay muchas cosas que deberíamos meditar y conocer más de nosotros mismos. Sería absurdo pretender decir que me conformaría hoy con lo mismo con que me conformaba hace años, cuando ni siquiera teníamos sentido de qué era ganarse la vida y luchar por los sueños.

Ni siquiera soy la misma de hace un tiempo, esa que se enteró de que ya estabas con alguien más y soltó en llanto rogando que le contestaras una llamada. No, y si crees que eso pasará ahora, estás equivocado. Realmente me alegra que hayas encontrado a alguien que te dé lo que en este momento yo no puedo. Hay muchas cosas que ocupan mi cabeza y muchas direcciones que deseo tomar, así como tú tomaste un camino muy diferente al mío.

No dudo que llegues lejos y que tengas talento, no dudo que puedas hacer muchas cosas… pero no olvides que el interés es fundamental para triunfar en esta vida, el interés y llevarlo a cabo.

A pesar de todo logré amarte con tus defectos, sin importar cuántas veces deseé que ‘te fueras al infierno’ y no se trataba de aparentar ser la pareja perfecta pues lo dejamos de ser desde el primer error; se trataba de lograr construir algo juntos, algo equilibrado y perfecto para nosotros. Las apariencias son lo que menos me interesa, pero mi felicidad no podría ponerla en juego. Tengo tantas cosas en mente por hacer, tantas metas, tantos sueños… que podrías llamarle cobardía, pero no estoy dispuesta a que todo aquello se bifurque sólo porque crees que me amas.

A este punto ni siquiera me preocupa no saber con quién casarme, o si tendré bebés… ni siquiera me interesa formar una bonita familia. Busco viajes e historias que contar, locuras, sueños, superarme; y no hablo de que el amor sea una pérdida de tiempo, pero sin duda quiero a alguien que comparta los mismos planes y si es tan difícil encontrarle, no me importaría hacerlo sola. Últimamente es así como he estado, sola, y aunque llegué a odiarlo, ahora lo amo más que nunca.

He conocido a algunas personas pero no llenan mis expectativas, no sé qué suceda, no tengo prisa por aparentar ser feliz y querer darte en la madre. Así que ten por seguro que cuando presuma a alguien, será porque realmente me llena en todos los aspectos.

El rencor ya no existe a pesar de todo el daño que nos hicimos. No te odio y mucho menos dejaré de quererte, por todo lo que representas en mi vida, por cada sueño que construimos juntos y no pudo realizarse. Eres pieza clave de mi historia y a pesar de que has salido de ella, jamás olvidaría.

Nos hemos convertido en polos opuestos. No somos lo que buscamos y eso lo descubrimos desde tiempo antes, pero nos negábamos a aceptarlo. Espero de todo corazón que seas muy feliz con tu nuevo amor, lo mereces, y espero que estés con ella porque realmente te ha conquistado. Ya sabrán construir historias juntos.

Estoy tranquila y en paz, y más ansiosa que nunca por lograr tanto… Lástima que no pudimos compartir todo esto juntos, como tanto anhelamos alguna vez. En ocasiones he tenido curiosidad por saber cómo hubiese sido todo si las distancia no hubiese interferido, pero ¿sabes? las cosas ocurren por algo,

y quizá esta fue la última arma del destino para hacernos ver que nuestro tiempo expiró.

O quizá no.
Suerte en todo, y no olvides: Yo siempre estaré para ti.

Escrito por: Mayeli Tellez



     Compartir         Compartir