Y si,  tu recuerdo aún sigue aquí en la mitad de mi ahogado y adolorido corazón, tu ausencia tu dolor, todo ese tiempo, de palabras, de besos, de caricias, de llamadas hasta la madrugada, de peleas injustificadas, de noches de moteles baratos, de risas descontroladas, de caricias perversas, de miradas profundas, ya no queda nada de eso más que el aroma de tu piel sudada junto mis latidos que se volvieron más lentos desde aquella noche fría de febrero que decidiste marcharte sin decirme un porque.

Me dejaste con toda la culpa, sin poder escapar y tener que enfrentar con cada uno de tus demonios que me atormentaban cada mañana al levantarme sin poder mirar tu rostro y no poder tomar tu mano para un impulso siquiera, ya no queda nada, ahora solo estoy yo queriendo mirar al horizonte queriendo levantarme, tratando de engañarme por el momento y diciendo que todo lo que necesito es tiempo, pero no, tiempo no es lo que necesito.

Lo que en verdad me hace bien en este momento es llorar tu ausencia, recordarte con amor y sonreírte con dolor, pero algún día llegara quizás en un mes o tal vez mañana todo este amor se fulmine por una simple razón, y esa razón soy yo, porque en realidad todo este tiempo solo fui yo queriendo encontrar algo que quizás me haga olvidar de este mundo cansado e insípido lleno de penas e injusticias.

Pero he aquí tu mi mayor injusticia queriendo pintar mi mundo gris, pero gracias me enseñaste que soy lo suficientemente fuerte como para inventarme otro mundo cargado de colores y lleno de vida, quizás te olvide pronto o quizás de recuerde por un tiempo, pero déjame decirte que fue un placer haberte llorado y disfrutado.

No queda más que decirte que lo estoy intentando, nadie muere de amor y no envejeces el olvido así que la vida continua contigo o sin ti, mis metas y mis propósitos aún siguen ahí esperándome que llegue, no contaba que iba a tardar más de lo esperado pero uno nunca sabe con los instantes inexplicables que se nos presenta, espero algún día volverte a ver en mis sueños más oscuros y poder devorarte y hacerte el amor de mil maneras ya que ahí es el único lugar del que sé que no te marcharas y poder disfrutar de tu inesperada soledad y de tu libre compañía.

Por: Vane



     Compartir         Compartir