Lo nuestro ya fue, es asunto pasado, así que ya no cabe reprocharte por todo lo que, por culpa de las circunstancias, pero también por tus errores, no pudimos tener. Lo único que quiero es que entiendas que hoy tienes la oportunidad de ser un mejor hombre y una mejor pareja de lo que fuiste conmigo. Sí, hoy que ya no estamos juntos, hoy que estás enamorado de otra. Hay ciertas cosas que debes hacer para no perderla como me perdiste a mí, y me gustaría que tomaras nota. En primer lugar, debes dejarla ser ella misma, permitirle cometer errores y darle la oportunidad de enmendarlos, y, sobre todo, darle la confianza necesaria para que pueda acercarse a ti en busca de apoyo. Si hizo algo mal, no la regañes, ni le grites, por favor, trátala suavemente y dile que estás ahí, con ella, para ayudarla a mejorar. Hazla sentir segura a tu lado.

No te desesperes por ser un novio perfecto, nadie te pedirá eso, es un imposible. Mejor esfuérzate por ser una mejor persona cada día, reconociendo tus defectos y tus virtudes y luchando por mejorar para que le puedas ofrecer a tu pareja la mejor versión de ti mismo.

Atrévete a salir de la rutina con ella. No la aburras con las mismas actividades de siempre, con las mismas salidas a comer, con los mismos restaurantes, con las mismas calles, con las mismas flores. Sé creativo, planea algo diferente, algo que la sorprenda de vez en cuando, obséquiale un detalle lindo que no se espere un día cualquiera, con cualquier pretexto.

Deja de mandarle tantos mensajes de WhatsApp y ve a visitarla más. Te aseguro que ella prefiere más tu presencia física que leerte por medio de una aplicación con emoticones. Cuando se sienta enferma, acompáñala en todo momento, prepárale una bebida caliente y consiéntela mucho; tú eres la mejor medicina que ella podría tener.

Haz que se sienta protegida contigo. Cuídala, defiéndela de todo peligro, que vea en ti a un guerrero que en todo momento velará por su seguridad. A la vez, también puedes mostrarte frágil con ella. Ábrele las puertas de tu corazón, cuéntale tus miedos, tus esperanzas, tus deseos, tus sueños, tus planes. Compártele tu vida, ella lo apreciará como no tienes idea y le darás la confianza para que también te abra su propio corazón. Nunca te despidas de ella si está enojada; cuestiónala, pregúntale qué tiene, y si no te responde, tú simplemente abrázala y deja que tu calor corporal le alivie el enojo. Abre canales de comunicación con ella, platiquen mucho, de todo, no se cierren y no se queden con sentimientos atorados.

No creas que te estoy diciendo esto para reprocharte lo que no me supiste dar, sino para que te vaya mejor con la pareja que hoy has elegido.

 

Autor intelectual: Sofía



     Compartir         Compartir