Nuestra historia no fue una historia común, nuestro amor no fue nada fácil.

Tenías ese no sé que, que me atrapaba, no sabía exactamente que era lo que de ti me gustaba, pro podía pasar la noche mirándote, contando tus lunares, dibujando, imaginando, paisajes en tu espalda,

No podía entender lo que sentía al besarte, al roce de nuestros cuerpos acariciándose, era magia, era fuego, era fuego que arde.

te perdí

No, nuestro amor no fue nada fácil, pues a pesar de la conexión entre nosotros, las diferencias eran grandes, nos bastaba el más mínimo detalle para comenzar una guerra en la que los dos éramos culpables, tus reproches, mi orgullo que no sabía disculparse.

Lo mejor de nuestras peleas era la manera de resolverlas, entre las sabanas, sin palabras necias, solo caricias, besos, sudor y risas; nos bastaban los besos para olvidar las ofensas, para sanar las heridas

Sin embargo un día el orgullo nos jugó una trampa a los dos, por una tontería sin sentido, nos dijimos adiós

No sería yo la que pediría perdón, pero esta vez tampoco estabas dispuesto a pedirlo tú.

Pasaron largos días que viví con agonía, me gusta imaginar que lo mismo te ocurrió, sin embargo, ninguno de los dos cedió.

Me llene de rencor por pensar que tu amor era falso, frágil, sin tomar conciencia de que una relación es de dos.

Te extrañe más de 19 días y 500 noches, pero tonta fui al no reconocer mi error.

más que amor

Al cabo de un año, me enteré de que salías con alguien, de que eras feliz sin mí, y sin embargo yo no podía superarte. Creí odiarte por no buscarme, por no luchar por nuestro loco amor; pero cuando la calma llegó, pude aceptar que la que falló esta vez, fui yo,

Me resigne a olvidarte, intente borrarte, tire las cartas y me propuse no pensarte, inconsciente de que lo nuestro era mucho más que amor…

Intenté enamorarme nuevamente, pero nadie logró despertar el amor, ese que era solo tuyo, ese que por cobarde te perdió.

Escrito por:    Señorita Libélula.

 

 

 

 

 

 

 

 



     Compartir         Compartir