Nunca pensé que conocería a una persona que me hiciera hacer un par de locuras con tal de conseguir que estuviera a mi lado. Siempre pensé que llegaría ese chico con el que tanto imaginé, con el que tanto soñé, y como en un cuento de hadas sería él quien me buscaría y me enamoraría con detalles hermosos, que me cautivarán con el tiempo, para al final de enamorarme convencerme de pasar una vida a su lado. Pero no fue así, el encontrar a ese chico fue todo lo contrario pues él solo se presentó una vez frente a mí y con esa vez fue suficiente para enamorarme, no tuvo que hacer nada, ni tener ningún tipo de detalle parque yo pudiera caer a sus pies. No me lo imaginé.

Al contrario de lo que un día soñé, ese chico del cual yo me había enamorado no sentía lo mismo que yo y eso me hacía sentirme incapaz de poder enamorarlo. Sin darme cuenta ya me encontraba creando tácticas para poder estar cerca de él; tácticas que parecieran coincidencia y no se diera cuenta de que comenzaba a buscar la manera de pasar más tiempo con él. No quería que se diera cuenta que me gustaba y que haría cualquier cosa por enamorarlo.

No sé que me pasó cuando lo conocí, pero sabía que era diferente y era por eso que me había atraído de esa manera tan espontánea y extraña. Pasó el tiempo y yo seguía intentando entrar en su corazón ideando miles y miles semaneras para poder enamorarlo mientras él no volteaba ni a mirarme. Pero no me di por vencida seguí intentando y yo sabía que de alguna manera yo comenzaba a entrar en su corazón él se estaba dando cuenta. Mientras más cerca podía estar de él más me enamoraba, más deseaba poder estar a su lado y demostrarle lo todo lo que sentía por él y todo lo que había hecho con tal de ganar su corazón para siempre.

No era como los demás. No era el típico chavo con los queme había topado. Pasó el tiempo y acda vez me encontraba más cerca de él, de su vida y sentía que  poco a poco él me permitía ser una parte más cercana a su vida. Me encantaba estar ahí, verlo y escuchar todo lo que tenia por decirme.

No me arrepiento de nada de lo que hice para lograr conquistar su corazón. Luche y luche hasta que lo conseguí; logré entrar por completos sus ojos  y enamorarlo a la limpia, aunque debo de confesar que lo logré con el pequeño miedo de que no funcionará nada y al final él encontrará a una persona con la que si estaría dispuesto de pasar el resto de la vida…Pero afortunadamente no fue así y ahora estoy a su lado y disfruto cada día de mi vida junto a él porque aún estoy segura que él era la persona indicada y ahora puedo confirmarlo cada vez que me encuentro tan cerca de él.



     Compartir         Compartir